A veces ganamos y otras veces crecemos

Frases-16

Cuántas veces hemos puesto en oración los anhelos de nuestro corazón, pidiendo a Dios que nos dé una señal, una respuesta, que cumpla lo que tanto soñamos. La mayoría de mujeres soñamos despiertas e imaginamos como será haber logrado alcanzar y obtener lo que tanto pedíamos en oración.  Muchas veces creemos que nuestro sueño por fin se está cumpliendo y vemos que las cosas marchan cada día mejor… pero cuando esto ocurre dejamos de orar para que Dios nos muestre si esto es lo que él tenía planeado o a veces oramos y aseguramos que esto es exactamente lo que tanto habíamos estado esperando. Pero ¡Boom! De repente sin darnos cuenta, en un instante de segundo todo empieza a desmoronarse y esfumarse, lo que creías que estaba a punto de cumplirse se acaba.

No has terminado de leer y te aseguro que ya estás pensando en ese sueño que se vino abajo y termino justo antes de lo esperado o no fue como lo habías imaginado toda tu vida. ¡Si, así somos las mujeres… Nos cuesta olvidar que nuestros planes no siempre se cumplen tal y como nosotros lo teníamos planeado!

Puede que lo que pedias en oración tenga que ver con estudios, trabajo, noviazgo, matrimonio, familia, etc… todas tenemos sueños incumplidos o metas no alcanzadas, tú no eres la única que ha pasado por algo así.  Y salir al mundo con una sonrisa en el rosto como que nada hubiera pasado, no es nada fácil, en especial si nuestros amigos o familia se acercan a decirnos cosas como: “todo pasa por algo”, “seguramente Dios tiene algo mejor para ti”, “no te perdiste de nada bueno”, “de lo que te libro Dios”, etc.; se escucha muy fácil pero para nosotras la mayoría de veces es algo tan difícil de aceptar.

Te puedo asegurar que para mí, muchas veces no ha sido fácil aceptar un “NO” de parte de Dios. En ocasiones me ha costado hasta meses aceptar que las cosas no salieron como yo esperaba, he tenido días tristes y he llorado,  pero he aprendido a recibir la respuesta de Dios y siempre ver el lado positivo de la situación.  Cuando esto me ha sucedido me he aferrado a esta palabra: “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman” Romanos 8:28. Y sigo confiando que así será…

Él tiene una forma de trabajar que en la mayoría de los casos nos cuesta entender, en especial cuando la respuesta a nuestras oraciones fue “NO”, pero sabes querida Bella, tenemos una Padre Celestial que siempre quiere darnos lo mejor, y cuando nos dice “NO” es porque él sabe que merecemos algo mucho mejor, o porque no estamos preparadas para recibir nuestra respuesta. Así que no desmayes y no te canses de orar, porque Dios ya tiene escrita la mejor historia para tu vida, nadie mejor que él los conoce y quiere cumplir tus sueños y aunque tengas que pasar por obstáculos para alcanzarlos o pasen años para que sean una realidad,  llegarán a su tiempo.  Y recuerda que A VECES GANAMOS…. OTRAS VECES CRECEMOS, porque obtenemos experiencia de los errores y nos tocará aprender a ser pacientes, a escuchar la voz de Dios y aceptar sus planes. Cuando él nos dice “ESPERA”  siempre será porque nos dará algo mucho mejor de lo que siempre habíamos pedimos.

Nunca dejes de confiar y soñar porque el Señor ya se encuentra trabajando para darte lo que pides en oración, haz tu parte  y él hará el resto.

Puse en el Señor toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Salmos 40:1

Con mucho cariño,

Astrid Rosales, Guatemala