Adicta al sexo

“Dónde estoy? Aquí otra vez?!
Pensé que justamente ayer decidí ya no denigrarme!
En realidad, no quería, pero pensaba que sólo así conseguiría la atención…el amor….que se quedara conmigo siempre…
Tal vez se debe a algo de mi niñez, o… mi personalidad… o… simplemente soy como las demás chicas de mi edad… mi mala autoestima…..tenemos “ganas” y punto!

Ya! Basta! Tengo que dejar de darme explicaciones a mí misma!

corchetes copia

Es una mentira que es porque lo “deseo”… en realidad es mi alma que clama por amor, compromiso y aceptación real.”

-“Y aquí no lo encontrarás.”
– “Dios!? Qué haces aquí? No me puedes ver así!!!”
– “Yo siempre te puedo ver, no hay nada que puedas esconder de Mí.”
– “Ah… sí…. cierto… Pero DIos, me da vergüenza que me mires así.”
– “Amada, el meterte en medio de la tentación no te ayudará a salir de ella. Por algo dije: Huyan de la tentación!”
– “Mi Dios, Amado, pero cómo salgo de esta adicción. Prometo dejarlo, pero al siguiente instante, allí estoy de nuevo.”

“Mi hija bella, primero debes encontrar una amiga que te mantenga alineada. No alguien con las mismas debilidades que tú, porque entonces no te funcionará salir de esto. Cuéntale tu problema. Yo también tuve amistades en la Tierra, por eso lo hice, para que vieran lo importante que es contar con amigos.

Luego, tienes que huir de la tentación! Cuando digo esto, hablo de no dejar un espacio libre en tu vida para que caigas. Llena tu tiempo. Ten un plan para cuando la tentación toque a tu Puerta: Ir a visitar a tu mamá, ir a visitar a tu hermana, ir a la iglesia, llamar a tu amiga e ir al cine, etc…

Y en tercer lugar: búscame y llénate más de mí. Lee mi Palabra, encuentra amistades creyentes, congrégate…

Sé que has intentado, pero lo has hecho en tus propias fuerzas. Deja que Yo sea tu Fortaleza. Yo no te juzgo… Yo te amo y quiero lo mejor para ti. Recuerda a la mujer samaritana: Yo le dije… Yo tampoco te juzgo. Vete, y no peques más.

No te escondas de Mí cuando peques; huye del pecado y corre a Mí, porque sólo Yo te puedo ayudar a salir de allí. Soy el Creador del sexo, pero el sexo es entre un esposo y una esposa con entrega total y compromiso total. Es para el amor puro. Y es el complemento de una relación con buena comunicación entre ellos y conmigo en el centro.  Fuera de allí, es una imitación, y los “efectos secundarios” son dañinos. Escojan el original, porque Yo sólo quiero lo mejor para Mis hijos!”

Esto es el verdadero amor: “ Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue… “(1 Corintios 13:7-8a)

Con cariño,
Joanna Wood de García

Temas relacionados:

Libres en Cristo

Chicas acechadas por la pronografía

Venciendo la adicción sexual