Afortunada, llena de amor y aceptada

frases-62

Uno de los deseos más fuertes o intensos de toda la humanidad es el sentirse amados, valorados, respetados y aceptados por este mundo, sentir que pertenecemos a algún lugar, o solo con el hecho de sentirnos valorados por quien somos; pero nos puede pasar a todos que usamos la vía equivocada, haciendo todo lo que se pueda para a darnos a conocer, a veces funciona y a veces no.

Aunque Dios lo sabe todo de nosotros…y me refiero exactamente a TODO…la mejor noticia es que Él nos sigue eligiendo a propósito como nos explica Efesios 1:4

“Dios nos escogió en el antes de la creación del mundo, para que seamos SANTOS y sin mancha delante de Él”

Él nos elige a propósito para que le pertenezcamos a El y ser parte de sus tesoros que El cuida y ama, demostrándonos que tenemos nuestra identidad en El y no en este mundo; aunque aquí en la tierra, no seamos “aceptados” como nos lo quieren hacer creer los cambios de era y el mundo tecnológico.

Dios nos aparta para El y hace provisión en Jesús para que seamos santos, sin mancha y consagrados. Es por eso que no tenemos que sentirnos culpables por cada una de nuestras debilidades y acciones erróneas que cometamos, Dios no nos elige por nuestras acciones, capacidades o talentos y tampoco se decepciona por nuestra “incapacidad”. Dios si tiene esperanza y cree en nosotros y lo más hermoso es que está trabajando en nosotros para ayudarnos a ser todo lo que el diseñó en su plan de vida desde antes que naciéramos.

Aprendamos a recibir del amor incondicional que solamente Jesús nos puede ofrecer, ese amor que cubre nuestros pecados y nos hace aceptables ante los ojos de nuestro Padre Celestial. Invirtamos tiempo pensando en él, demos gracias a Él todo el tiempo por sus bondades, Dios nos muestra su amor de muchas maneras cada segundo, pero lamentablemente estamos afanados logrando por nuestros propios méritos ganarnos ese amor y admiración terrenal y no nos damos cuenta de que Dios y su amor eterno, está siempre ahí para brindarnos una palabra de aliento y acobijarnos en sus brazos de amor. Su amor fue derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo y por eso quiere que vivamos ante El con Amor.

A pesar de nuestros pecados, o nuestra forma de ser, Dios nos eligió desde antes que estuviéramos en el vientre de nuestras madres, con eterno amor nos formó, llenando cada uno de los rincones de nuestro corazón, así que no te dejes llevar por los parámetros establecidos en la sociedad de hacer méritos para lograr ser aceptada por alguien o en cierto grupo “importante” o en cierto estatus social, porque simplemente a Dios no le interesa nada material que tengas para ofrecer, El se fija en tu interior; en el corazón. Déjate amar por Jesús y El hará que resplandezcas y brilles con luz propia; porque El habita en ti.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí”. Juan 14:6 (NVI)

No olvides que por medio de Jesús tenemos entrada con Dios, tenemos salvación y vida eterna. Su gracia, favor y amor te acompañarán donde quiera que vayas y eso es más que suficiente para sentirte afortunada, llena de amor y aceptada.

“y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Juan 8:32 (NVI)

Fuertes abrazos

Agueda Borrasca

Buffalo NY.

Septiembre 2016