Amar a Dios con todo el Corazón

Frases-57

“…Y amarás a Jehová tú Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.” Deuteronomio 6:5 (RVR1960).

¿Sabes cómo amar a Dios con todo tu corazón? ¿Conoces el significado de eso? Yo creía que lo estaba haciendo bien, hasta que me di cuenta que no.

Estaba haciendo todo lo que yo pensaba que era amar a Dios; asistir a la iglesia todos los domingos, servir en la iglesia, leer mi biblia, orar, ser buena amiga con las personas que me aman, ayunar, orar por mis enemigos etc. etc… pero no estaba haciendo lo más importante y es CREER… si! Creer en Dios.

La biblia dice que “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan”. Hebreos 11:6 (RVR1960).

En mi pensar yo estaba actuando correctamente amando a Dios con hechos y palabras, pero… no con FE… ¿Por qué? Porque cada vez que me acerco a una prueba, vienen a mí, ataques de pánico, miedos, me afano pensando en todas las salidas que puedo tomar (en mis fuerzas), se me va la paz tratando de solucionarlo… y todo esto pasa al mismo tiempo que estoy orando pidiéndole a Dios que me ayude.

Mi forma de actuar no le agrada a Dios y hace que mi oración no tenga validez ni sentido, porque mi boca clama a Él por un milagro, pero mi actuar dice lo contrario, mi actuar dice “no creo en ti, y tengo que solucionarlo con mis propias fuerzas”.

Todo mi actuar “cristiano” no tiene ningún sentido si mi fe no está puesta en él y si no descanso en su completa paz esperando por mi milagro o por su respuesta, cualquiera que sea, porque de igual manera siempre será de bien para mi vida.

Puedo decir que aún me encuentro en ese proceso de descansar en él; cuando tengo pruebas; aún estoy aprendiendo a amar a Dios con todo mi corazón, es fácil decirlo, pero es difícil demostrárselo a Él.

Amar a Dios con todo tu corazón, es depender de Él, no solo un 100% sino al 1000% y dejar que el actué en tu vida conforme a su plan que el mismo trazo desde antes que tu nacieras, amar a Dios es ser agradecido por cada situación que pase en tu vida, por los NO que a veces obtenemos, incluso por las decepciones que llevamos en nuestro caminar, porque hasta esto nos ayuda a confiar más en él y a depender más de él.

Para amar a Dios con todo nuestro corazón: que es su primer mandato hacia nosotros, debemos empezar por agradarle con nuestra fe…

Cuando amas a alguien crees en esa persona con los ojos cerrados, crees que es todo para ti, que nunca te va a fallar y lo amas incondicionalmente, haces todo por agradarle, regalitos, cambias actitudes que tú tienes y que sabes que no le gustan a tu pareja, crees todo lo que dice… y así puedo seguir con la lista.

¿Por qué entonces no hacemos lo mismo con Dios?… él no nos va a fallar… el humano sí; el si nos ama incondicional y quiere lo mejor para nosotros… el humano no…

Demostrémosle a Dios que lo amamos confiando en sus promesas, confiando en que él es el único que tiene el control de nuestras vidas.

Permitámosle que tome el control absoluto de nuestro corazón, mente y espíritu. Reconociendo que somos humanos y que somos imperfectos, pidámosle que nos enseñe a amarlo cada día más y esforcémonos por conocerlo.

Trabajemos juntas en esto, cumplamos su mandato y amémoslo con todo nuestro corazón.

Muchas bendiciones,

 

Agueda Borrasca

Buffalo NY.

Agosto 2016