Amor para gente imperfecta

FRASE 1-6Ya está acabando el mes de febrero y hemos estado hablando del Amor, quiero seguir expresando un poco más de ese amor gratuito que es para todos y que merece celebrar cada día que nos es permitido respirar.

 “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros.” (1 Juan 4:10,11).

Me pongo a meditar en estos versos de la biblia y me invade una sonrisa en la cara que no puedo evitar, no puedo dejar de repetir en mi mente que soy amada por Él; por Dios; por un Rey, que a pesar de lo simple que soy Él puede amarme con todo y darlo todo por alguien como yo, por alguien como tú. Todo esto me hace pensar que hay esperanza para todos nosotros, empezando por el hecho que somos salvos (después de la muerte tenemos un lugar especial con Dios en el cielo) y terminando y continuando con ese amor que no lo podemos entender.

Ha habido momentos en que no encuentro valor en lo que hago en lo que pienso o deseo, solo hay esperanzas de nada; pienso que a todos nos pasa esto, la soledad puede invadirnos y sentirnos frágiles y derrotados, pero aún en estas dificultades, tormentas y conforme se va desarrollando puedo sentir el amor de Dios, ¿y cómo? La respuesta es un poco indescriptible, pero Él vive en mí, siento que me abraza con sus gigantes brazos indestructibles, luego me recuerda que me ama.. que me ama sin final y que soy su hija y nadie me puede quitar ese título (esto es con todos los que creemos en El cómo nuestro único Salvador).

“¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios!” 1 Juan 3:1

Luego de la tormenta viene la calma, su palabra me recuerda que su amor siempre estará ahí en todo momento, cuando me detengo a meditar en su palabra e intencionalmente busco su presencia; puedo sentir su abrazo y su amor en mi debilidad e imperfección. No hay otro Dios que se comporte como un Padre, como amigo y familia. El se convierte en nuestro todo cuando le damos prioridad y a la hora de la tormenta/problemas El se hace presente, el nunca se va y siempre va estar ahí. Cuando nos despertamos, nos vamos al trabajo, andamos por aquí y por allá; Él sigue estando ahí, viéndote, amándote y dirigiendo tu vida. Si eres olvidadiza como yo, entonces te toca escribir estos versos y pegarlos en lugares donde los vas a leer para recordarte “quien eres”. Tu eres hija o hijo de Dios y su amor no tiene fin.

Por ultimo quiero mencionar este verso:

“Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce.”  (1 Juan 4:7).

Porque he aprendido que lo que recibimos gratuitamente, de gratis lo debemos de dar y sin esperar nada a cambio. Amemos sin mirar clases sociales, raza o género. Si amamos a los buenos y malos simplemente estamos siendo como Jesús. Regalemos abrazos, sonrisas, tendamos una mano al necesitado, agrademos al que no conocemos y no olvidemos amar a los que viven en nuestro hogar.

Con mucho cariño,

Marina Behel, Fort Lewis, Wa

Febrero 2016