El apoyo incondicional de una madre

mothdaug

“Nena tráeme esto, nena haz esto, nena no deberías hacer eso, te amo nena, etc” Estas son frases que siempre escucho de mi mama. Considero que después de Dios, mi mamá es la persona a la que más amo en este mundo. Y como no amarla, si es la que me ha apoyado incondicionalmente pese a mis malas decisiones, desobediencia, equivocaciones, y que muchas veces no merezco.

Gracias a Dios he tenido el privilegio y bendición de tener a mi mamá durante toda mi vida, y muchas veces ha sido más que una mamá. Ha sido mi mejor amiga, alguien que me escucha y que siempre tiene una palabra de aliento y apoyo para motivarme y seguir adelante.

Considero que Dios les ha dado a las mamás muchos dones, diferentes a los de un papá. Las mamás tienen un sexto sentido en muchas cosas, y debemos aprender a escucharlas en todo lo que nos digan o aconsejen. La sabiduría y consejos que nuestra mamá nos den no tienen sustitutos ya que su experiencia les ha enseñado, y les ha dado sabiduría para poder hablarnos y saber que es lo mejor para nosotras

Proverbios 1:8(NVI) Hijo mío, escucha las correcciones de tu madre  y no abandones las *enseñanzas de tu madre.

Jamás olvidemos el gran valor que tienen las palabras de nuestra mamá ya que nos pueden evitar problemas futuros, y también pueden ser la puerta para muchas bendiciones en nuestra vida.

Debemos demostrarles nuestro cariño todos los días. Ya existe un día establecido por la sociedad que es “el día de las mamás”. Este día todos aprovechan para demostrarle su cariño a su mamá ya sea dando un regalo, o portándose bien, etc. Pero no nos debemos limitar a que sea un solo día. Debemos recordar que en la biblia Dios menciona que debemos honrar a nuestros padres para que nos vaya bien en la vida.

Éxodo 20:12 (NVI) Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.

Honrar a nuestros padres, y en este caso a nuestra madre, es algo que debemos hacer siempre. ¿Y cómo la honramos? Más que un regalo, es con nuestra forma de comportarnos, de actuar con ella, inclusive de escucharla, de obedecerle.  El demostrarle nuestro cariño diciendo un “te quiero” o “te amo” debe ser a diario porque a veces suponemos que eso ya lo saben, y no hay que decirlo, pero es algo que también las hace sentirse queridas y apreciadas.

Debemos aprender a perdonar cualquier error o falta que hayan cometido o tenido con nosotras. Nadie es perfecto, nosotras no somos perfectas, y debemos recordar que también un día seremos mamás y también cometeremos errores.  A mí me ha pasado, muchas veces, que me enojo con mi mamá por cosas que no son su culpa. Es quizá por la confianza que tengo en ella, pero también debemos recordar que las palabras que salen de nuestra boca, si no son buenas, pueden también lastimar su corazón. El perdón debe ser algo que apliquemos diariamente con nuestras mamás. Y también si nosotras somos las que cometemos el error, ser humildes y pedir perdón.

Hay una frase que acabo de leer y me gustó mucho: “pero el amor si después de Dios tuviera alguna forma, seria simplemente de la mujer incondicional llamada mamá”. Considero que Dios les ha dado a nuestras mamás un amor tan puro y especial para nosotras, que llegaremos a comprenderlo verdaderamente el día que seamos mamás (para las que todavía no lo son).

Aprovechemos y disfrutemos cada día de esa forma de amor de Dios que podemos sentir a través de nuestras mamás, y esforcémonos por demostrarles nuestro amor y agradecimiento por haber sido el medio para que naciéramos y estemos en este mundo.

Con cariño,

Evelyn González, Guatemala