El camino del éxito

FRASE 1-1

Cada inicio año nos proponemos metas, tenemos sueños y pensamos que ese año será nuestro año, en el cual por fin veremos los anhelos de nuestro corazón cumplidos. Y como siempre arrancamos la carrera, cuando empezamos nos parece fácil, pero mientras pasan los días y meses llegamos a encontrar obstáculos, nos tropezamos y en muchas ocasiones nos damos por vencidos. Llegamos de nuevo a fin de año y vemos que fue un año igual, sin resultados y sin sueños cumplidos. Nos decepcionamos al ver que el año no tuvo nada diferente.

Esta es una realidad, no eres la primera persona que ha pasado esto. Pero en esta ocasión, quiero darte la oportunidad de reflexionar, sentarte y pensar qué harás diferente para poder alcanzar esas metas, propósitos y sueños que te has propuesto para este año. Quiero retarte hacer algo diferente, algo que seguramente va a requerir mucho esfuerzo, disciplina, automotivación,  sobre todo a no darte por vencido cuando los obstáculos empiecen aparecer.  Muchos han dicho que el 2016 es el año de la prosperidad, pero en realidad la prosperidad no está en un año, está en tu mente y en el poder de Dios para actuar.

A principio de año, tenemos la tendencia de separar nuestras acciones cotidianas, muchas veces pensamos que hay pequeñas metas o planes que no ameritan dedicar un tiempo para entregarlas en las manos de Dios. Y la realidad es que todo, absolutamente todo, en nuestra vida está conectado con Dios. Alcanzar el camino del éxito significa colocar todos nuestro planes en las manos de Dios, “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán” (Proverbios 16:3 NVI). Más claro no podría estar, si queremos alcanzar nuestras metas y propósitos necesitamos pedirle a Dios que obre en ellas, de esta forma él nos dará sabiduría, guianza y nos revelará el camino correcto, nos dará fuerza cuando creamos que no somos capaces de lograrlo y su poder se perfeccionará en nuestros momentos de debilidad. Dios dentro de sus propósitos quiere vernos como una persona exitosa… Y ese éxito está en cumplir el propósito para el cual hemos sido creados.

Si quieres que este año sea diferente, debes tener acciones y pensamientos diferentes. Debes empezar a buscar el propósito de Dios en tu vida. No desperdicies tu tiempo en actividades vacías, en personas que te desvían del camino y no te des por vencido aunque vengan los fracasos u obstáculos.  Este año empieza a vivir en pos del propósito, empieza a descubrir tus dones y alcanzar tus metas. Los grandes héroes de la Biblia antes de alcanzar sus sueños y encontrar su verdadero propósito, aprendieron a depender de Dios, decidieron vivir con él y para él, trabajaban, eran esforzados y valientes, sobre todo reconocieron que Dios era el único que podía llevarlos hacia el camino de éxito. Así que te invito a que este año pongas todos tus planes en manos de Dios, que aprendas a trabajar para construirlos, que dediques tiempo para orar y ayunar por cada uno de ellos, y cuando los problemas empiecen a llegar puedas levantarte, porque en una carrera  solo llegan a la meta quienes aprenden a vencer los obstáculos y recuerda “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán” (Proverbios 16:3 NVI).

¡Te deseo un año súper bendecido y lleno de muchos éxitos y propósitos cumplidos!

Con mucho cariño,

Astrid Rosales

(Guatemala)