Entiendo lo que escucho

music2 (480x640)

Mi familia tenía un carro Honda, modelo 86. Contaba con un radio de buena calidad, con ranura para cassettes, reloj y memoria para guardar las estaciones favoritas. Ni bien se arrancaba el carro, el radio empezaba a funcionar.  Desde pequeña me acostumbre a ir de paseo o salir a hacer mandados acompañada de buena música (según mis gustos). Recuerdo que mi papá siempre ponía la “Radio Viva” y escuchábamos canciones de Marcos Witt, Marco Barrientos, Jesús Adrián Romero, Rojo, Rescate y más de alguna en ingles.

Cuando empecé a crecer, me di cuenta que había más música que la cristiana. Un nuevo “mundo” de ritmos, sonidos y letras se abrió ante mí. Y entonces, me enfrente a una gran decisión… ¿Qué dejo que entre por mis oídos? Sé que parece paranoico y un poco exagerado, pero, es una pregunta que me hago casi a diario y de la cual no me arrepiento.

Platiquemos un poco de música. La música está compuesta por tres “partes”: ritmo, melodía y armonía, sin embargo, otro de los principales componentes es la letra. ¿Por qué? Simple, la letra es lo que repetimos y repetimos al cantar. Lo que ministra nuestra alma y  son las palabras que llegan a nuestro corazón. ¿Exagerado? Puede que suene así, pero estoy más que segura que es verdad.

Según lo que me han enseñado y creo, los seres humanos estamos también compuestos por 3 “partes”: cuerpo, alma y espíritu. Cada “parte” de nosotros es más sensible a ciertas cosas. Por ejemplo, nuestro cuerpo reacciona al tener hambre; nuestra alma reacciona al sentir; y nuestro espíritu reacciona a la presencia de Dios. Sé que es complicado, pero no nos centraremos en esto, si no en lo siguiente: ¿Cómo alimento mi alma y mi espíritu? ¿Qué dejo que me ministre? ¿Cómo ministro a los demás?

Vamos, no podemos pretender que estamos alimentando nuestro ser, que nos damos valor si cantamos canciones que dicen algo así como “Agarrala, pegala, azotala…” o “gata fiera”. O ¿qué podemos ganar al escuchar canciones, en las cuales se habla de traición, dolor o desamores? Con todo respeto, por momentos somos realmente masoquistas.

Pero, también hay otro problema entre todo esto. La increíble idea de que los hijos de Dios somos aburridos y que toda nuestra música era monótona, no se a quien se le ocurrió tal cosa, pero de algo estoy segura, no conocía a nuestro Dios y por supuesto, no conocía la buena música que hay en el mercado cristiano. Claro, muchas son de adoración, otro montón están dedicadas solamente a darte valor, a ser una influencia positiva y demostrarte que, efectivamente, los cristianos no somos aburridos.

Sé que al principio mencioné a algunos cantantes de música religiosa, y probablemente los relacionamos automáticamente con Adoración o alabanzas, pero lo cierto es que, así como la música secular, hay gran variedad de música religiosa.

¿Por qué toco este tema? Les contaré la verdad. Una vez, en un retiro/campamento de la iglesia, llegó un rapero cristiano, y nos hablo de esto. Ese día decidí ponerle atención a la música que escuchaba. No me arrepiento de la decisión. Claro, es un gran trabajo, pero vale la pena. Cada vez que me gusta una canción, normalmente la busco y la escucho; luego busco la letra en internet y luego capacito si realmente me conviene descargarla y repetirla cuantas veces quiera.

¿Vale la pena? Completamente. Estoy segura que si en un momento me siento decaída, malhumorada o completamente feliz, encontraré en mi biblioteca musical una canción que no solo se adecue al momento, si no que me ministre paz, me de gozo o comparta mi alegría.

Esta es una decisión personal, no te pido que cambies toda tu música y que ahora solo cantes coros (aunque si quieres hacerlo, ¡adelante!) Solo te pido que pongas atención a la letra de tus canciones. Dios nos ha dado valor y sentido, y creo que tanto esfuerzo no es para que se pierda entre letras y ritmos. ¿Realmente te edifica lo que escuchas? ¿Te hace sentir bien? ¿Podrías ayudar a otros con esa canción? ¿No te daría pena que tus hijos la escucharan? ¿Cumple un propósito? Si se la cantaras a alguien ¿Lo ofendería?

En Bellas por Gracia queremos comentarte nuestros grupos favoritos, por si queres escuchar un poco de ellos, expandirte y darles una oportunidad.

En lo personal, me encanta el Rock así que entre mis favoritos y a quienes les recomiendo son: Switchfoot, Skillet, A Thousand Foot Krutch, Leeland.

Kimberly les recomienda a Israel Houghton y Harold Guerra.

Marina les recomienda a Guarian, DC talk, Life House, Matt Redman, Chris Tomlin, Delirious, Jars of Clay, Kutless, Audioadrenaline, Newsboys, Flyleaf, Lincoln Brewster, Building 429, Sanctus Real, Seven day Jesus.

Gina les recomienda a: Tenth Avenue North, Kari Jobe y Sara Reeves

Evelyn les recomienda a: Love and the out come y Lily Goodman

Y Johanna les recomienda a: , Blest, Jacobo Ramos, Marcos Yaroide, Priscila Romero, Sheila Romero, Coalo Zamorano, Rene Gonzalez, Rojo, Rodrigo Silva, Kike Pavon, Fuego Líquido, Esperanza de Vida, Luis Campos, Salida 7, Redimi2, Manny Montes, Alez Zurdo, United Kingdom 2, Quest

Sé que podrán encontrar algo que les guste dentro de todo esto. La música es parte fundamental de nuestras vidas, por ello, creo que es necesario que pensemos bien que es lo que escuchamos y cantamos.

Un abrazo a todas,

-Carmen Rizzo, Guatemala