Escuchando a otros

FRASE_juan87b

Estamos en un mundo en donde la chica del coro de la iglesia puede tener relaciones sexuales sin comunicárselo al mundo y dar la sorpresa que está embarazada o puede ser una chica de cualquier otra religión o que no tiene nada que ver con Dios y también da la sorpresa que está embarazada. A ambas se les juzga por igual pero a la chica que sirve a Dios se le degrada, seamos sinceros eso ha pasado en el pasado, en el presente y debería de existir el cambio para el futuro.

“Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Juan 8:7b”

Creo que todos conocemos a esa chica que resultó embarazada “sin querer queriendo”, todos hemos sido jueces, todos hemos sido el dedo que señala y la boca que murmura…pero ¿Quiénes han sido la mano que levanta, el hombro sobre el cual puede llorar, los oídos que necesita que la escuchen?

Esto me hace pensar en una canción de Casting Crowns “Does anybody hear her” que en español sería “Alguien la escucha”, la letra de esta canción habla mucho sobre nosotros que estamos tan ocupados pensando en nosotros mismos que no nos detenemos a ver lo que le pasa a alguien más, a alguien que con su mirada está buscando a alguien con quien poder hablar.

Y es que esa chica que está en sirviendo a Dios y falla, no tiene un hogar perfecto al contrario también busca como llenar vacíos, al igual que esa chica que no tiene que ver con una religión o no tiene nada que ver con Dios está llenando vacíos con personas equivocadas, no estoy diciendo que eso te da permiso para meter la pata, al contrario te invita a tener una relación con el hombre indicado, con el amor de tu vida, con tu papá, con tu hermano, con tu novio, con tu esposo y es que eso es Dios para nosotras las mujeres “El hombre soñado…el hombre perfecto” porque cuando nos fallen todos…él no nos falla. Fallarán todos menos Él.

Conozco a muchas chicas que están pasando por este momento de “no sé qué voy a hacer, estoy sola, él no estará conmigo, qué voy a hacer con un bebé si no sé que estoy haciendo conmigo” y encima de eso están siendo señaladas por personas como vos y yo.

Dejemos a un lado el hecho que pueda que su pecado haya sido evidente por una pancita que crece mes a mes, pero también esta aquella chica que llena sus vacíos con malas amistades, con malos hábitos que puede que le den el placer que ella necesita en ese momento pero que son pasajeros.

Bellas, qué estamos haciendo con nuestro tiempo, qué estamos haciendo con nuestras amistades “no me junto con pecadores porque nada tiene que ver la luz con las tinieblas” pero ¿cómo pensamos llevar la luz si no vamos a las tinieblas? Yo puedo compartir tiempo con amistades de todo tipo pero me toca a mí marcar la diferencia en cuanto a lo que digo, en cómo lo digo, en cómo me comporto.

“Predica siempre el evangelio y cuando sea necesario usa palabras”

Retémonos a ser luz en medio de las tinieblas, a impactar en redes sociales, usémoslas para lo que NO fueron creadas y démosles el sentido para lo que DEBIERON ser creadas.

Escuchemos a las personas, estemos atentos a su conducta, seamos más receptivos y menos concentrados en nuestros problemas, los demás también los tienen desde una pancita que se nota hasta una adicción que se oculta.

Un abrazo al corazón,

Silvia Rodríguez, Guatemala