Estableciendo Metas

frase ejemplo copia

Hemos llegado a un fin de año más y llega el momento del año para reflexionar…

Me gusta mucho el fin de año porque me da la oportunidad de hacer un balance de mi vida y agradecer a Dios por las bendiciones que me ha dado… Pero también me da la oportunidad de ver que debo mejorar y poder volver a establecer metas, y saber que necesito hacer para alcanzar las metas a largo, mediano y corto plazo.

En mi familia tenemos una tradición, siempre el primer fin de semana del año, vamos a comer a algún lugar o tomamos un café con algún rico pastel con el objetivo de tomarnos un momento para platicar de nuestra metas del año; lo que logramos, lo que no logramos; también hablamos sobre las metas para el siguiente año; lo mejor de esto es que al final hacemos una oración para agradecer a Dios y para entregar las nuevas metas en manos de Dios, pidiendo siempre su dirección, su fuerza y lo más importante su bendición y provisión en todo sentido para poder alcanzarlas.

Creo que toda persona responsable no dejará que su vida avance al azar, sino buscará establecer metas y hará los planes necesarios para alcanzarlas.

Muchos hablan de la importancia de los sueños, y creo que son importantes, de hecho tengo muchos sueños, pero para mi lo más importante es establecer metas claras… un sueño puede o no hacerse realidad, una meta conlleva tiempo, espacio y planificación de recursos para alcanzarla, y es esta la diferencia significativa.

En La Biblia de hecho vemos muchos ejemplos de esto:

Dios nos enseña esto a través de la construcción del tabernáculo, la del arca, siempre planifico todo antes de ejecutar su obra. Lo vemos en la creación, en su plan de salvación para el hombre. Incluso en Lucas, Jesús menciona en una reflexión de que un hombre antes de edificar una torre primero calcula sus gastos para ver si la puede construir, antes de iniciar con todo.

Dios nos enseña a ser responsables, y eso significa que debemos planificar. Ahora bien cada detalle de nuestro plan debe siempre ir bajo la guíanza de Dios Proverbios 19:21 “El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.” Y Proverbios 16:9 “El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.”

Así que podemos hacer muchos planes, pero si no están bajo la voluntad de Dios entonces no lograremos completarlos. Y es que al final Dios siempre buscará nuestro bien, porque su palabra dice que su voluntad, es buena, agradable y perfecta; y también que sus pensamientos son más altos que nuestros pensamientos.

Pero ¿Cómo sé cuál es la voluntad de Dios? La Biblia es clara al indicarnos que la voluntad de Dios es nuestra santificación, es decir, que vivamos una vida lejos del pecado, una vida que le agrade a Dios, que le glorifique.

Así que muchas metas pueden haber en nuestra vida, y esto puede ser genial, pero solo aquellas metas que nos lleven a estar más cerca de Dios, que nos mantengan en santidad y no nos alejen de Dios serán las que podrán prosperar en nuestra vida. Serán aquellas que recibirán la bendición de Dios. Esta es la base para establecer nuestras metas, nuestros planes.

Con este contexto, quiero compartirte como en  mi familia establecemos nuestras metas:

Primero que nada comenzamos orando a Dios pidiendo sabiduría y dirección. Luego hacemos un recuento de las metas que teníamos para este año, y reflexionamos sobre lo bueno, lo malo, lo que necesitamos mejorar. Todas aquellas cosas por las que estamos agradecidos con Dios.

Después, establecemos cuales son las grandes áreas de nuestra vida, para cada persona pueden ser diferentes pero una idea puede ser esta:

  • Espiritual: aquí establecemos la meta en la cual trabajaremos este año, cómo haremos para que nuestra relación con Dios sea mejor… puede ser tener un tiempo de oración todos los días, leer la Palabra de Dios todos los días… es muy personal pero es la más importante de todas.
  • Ministerio: qué buscamos mejorar en nuestro servicio a Dios, o si vamos a realizar algo nuevo este año para la obra de Dios. Esta la separamos de lo espiritual porque una cosa es la relación con Dios y otra el servicio que damos a Él. La segunda debe venir como consecuencia de la otra.
  • Familiar: que queremos como familia lograr este año, puede ser mejorar la relación con nuestros padres, o hermanos, o visitar más a la familia, o ayudar a alguien en la familia… todo depende de la circunstancia en la que en ese momento uno se encuentra.
  • Trabajo ó estudios: Qué busco lograr en mi trabajo, en mis estudios, en mi carrera.
  • Física: Que haré para hacer más ejercicio, comer más sano, o tal vez recuperarme de alguna enfermedad o padecimiento.
  • Material: que quiero lograr este año: ahorrar, saldar deudas, comprar un carro, una casa, etc.

Así que establecemos 1 meta por cada una de estás áreas, sabiendo que serán las metas a las cuales les estaremos dando seguimiento en el año. Discutimos en familia que haremos para alcanzarlas una por una, y cada uno de los miembros de la familia. Esta es una parte muy importante, porque no solo es establecer metas, si no ver que debo hacer para establecer metas realistas. Y esto significa, si cuento con los recursos (dinero, tiempo, transporte, etc.), con la disciplina necesaria para lograrlo, si es necesario que aprenda algo nuevo, o que me limite con alguna cosa para lograrlo, y luego el paso a paso de cómo lo haré.

Algo importante es que una meta no necesariamente se alcanza en un año, de hecho algunas metas se van logrando por etapas, así que decimos está meta me la propongo para el año XXX, pero este año avanzaré con esto, con el objetivo de ir avanzando año con año.

Si no sabes como comenzar, o tienes demasiadas ideas, una recomendación es que evalúes que cosas para ti fueron importantes este año y que no lograste, este puede ser un buen comienzo. O bien que cosas quisieras mejorar. Adicional piensa que es lo más importante de lograr y no pretendas alcanzar mil cosas a la vez, mejor céntrate en unas pocas pero que sepas que en realidad lo harás.

Y recuerda como todo en esta vida la disciplina, el esfuerzo y el trabajo duro son claves para lograrlas. Y lo vemos en lo que Pablo dice, “no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire.”

Finalmente llega el momento de orar todos juntos para poner estas metas en las manos de Dios, y así pedir su bendición, su provisión, salud, y todo lo que necesitamos para poder lograrlas.

Deseo de todo corazón que Dios te guíe en el establecimiento de tus metas y que en el tiempo en que planifiques logres lo que te propongas.

Que Dios te bendiga.

Jenny Zepeda, Guatemala