Guarda tu corazón, que tu príncipe llegará

articulofebrero-01

 “Eres creación especial, bella. Eres capaz de dar vida física, emocional, relacional. Si encuentras en tu vida un hombre que proteja esa belleza, ámalo. Si encuentras uno que –inducido por el enemigo de Dios- intente destruirla, no se lo permitas. Tú eres tesoro de Dios”.-Cautivante

Tengo 26 años de edad y sigo creyendo en los cuentos de hadas, llevo en mi corazón el más profundo deseo de encontrar a ese hombre con quien juntos con nuestras imperfecciones y virtudes podamos escribir una bella historia de amor que vaya siempre de la mano de Dios. Al final, encontrar el amor, casarse, compartir una vida junto con preciosos hijos, construir una familia, celebrar un aniversario de bodas número 50 aun enamorados uno del otro, suenan como algo fácil, pero en realidad son parte del día a día de lo que debería tratarse todo esto del Matrimonio y que es difícil de encontrar hoy en día esas parejas como las pintaban las películas de antes (casados hasta que la muerte los separe y enamorados toda la vida). Por ello, estoy convencida que además de nuestra decisión de seguir a Cristo, la segunda decisión más importante que hacemos en la vida es la elección de nuestra pareja,  vaya peso que esto conlleva.

El matrimonio es un hermoso retrato de Dios que se representa en dos maneras. Primero, es un símbolo de la unidad entre Dios y su pueblo. Como se dice en la Biblia la Iglesia es la esposa de Cristo (Efesios 5:32). En segundo lugar, Él nos creó a su imagen y semejanza, puso en el hombre su masculinidad y en la mujer su feminidad  para que juntos formarán una misma carne (Génesis 2:24). Es sólo juntos que encarnamos completamente la imagen de Dios.

Así que estamos eligiendo algo más que un amante, estamos eligiendo a alguien que nos complemente, un mejor amigo, un compañero, un ayudante. Alguien con quien juntos podamos servir a Dios y nos ayude a crecer y ser mejores personas. La pareja que tengas debería ser la imagen de cómo quisieras que tus hijos fueran (y no me refiero físicamente, sino interiormente). Encontrar a esa persona especial es algo difícil que no llega de la noche a la mañana, se requiere de mucha sabiduría de Dios para poder escoger a esa persona que te complementará por el resto de tu vida.

Por eso la decisión que tomes hoy con respecto a la pareja que tengas, será un parámetro de cómo será tu vida en un par de años. Debes aprende a cuidar tu corazón de aquellos hombres que no valoran el verdadero significado del corazón de la mujer, de la pureza del amor, aquellos que no cuidan la vulnerabilidad de una dama, quien no te respeta no meceré tu corazón. Y aunque hoy en día, el mundo nos pinta un mundo donde el no guardarte para esa persona especial, sea algo que valga la pena, donde perder la virginidad con el primer hombre que promete bajarte la luna y las estrellas, es a lo que llaman “perfecto”, es tan solo para aquellas que no creen en el amor que Dios promete.

Guardarte para el hombre de tus sueños, en realidad creo que ha de ser el mejor regalo, el más preciado que Dios nos ha dado a nosotras las mujeres para ser entregado a una sola persona. Yo soy de las chicas tradicionales que aún esperan llevar a un único chico a presentar a su casa, que guarda las palabras “Te Amo” para esa única persona que me haga estar convencida que es el hombre que Dios hizo para complementarme, de las que aún cree que los detalles son importantes en un relación (flores, chocolates, serenata) y aunque en estas fechas donde se celebra “San Valentín” me es difícil ver que todavía no ha llegado a mi vida esa persona, no pierdo la esperanza que Dios lo está guardando para mí.

Así que sin importar la edad que tengas, no estés triste porque no tienes pareja en estas fechas o lamentando regresar a esa relación que solo te hacía daño y no valoraba el tesoro que tenía enfrente, es decir “Tú”. El mejor consejo que puedo darte es que no busques un novio solo para andar de la mano, para no sentirte sola y pasar un rato alegre, se paciente para cuando llegue ese amigo que se tome el tiempo suficiente para conocer ese lado interior que tú tienes ese alguien a quien admirar, a quien respetar, a quien le confías tu vida,  a quien amar por el resto de tu vida, lo puedas reconocer fácilmente.

Como dice mi pastor “El noviazgo es la antesala al matrimonio”, por lo tanto guardar tu corazón será tarea difícil pero tener contigo la inocencia de la pureza del amor te llevará a encontrar al verdadero hombre que Dios ha creado para escribir tu historia de amor y te evitarás lágrimas innecesarias. Dios cumple los anhelos de tu corazón, pero a veces se toma el tiempo para perfeccionarlos y prepararnos para cuando llegan las cosas que él ya nos ha prometido. Así que guarda tu corazón, que tu príncipe llegará cuando sepas diferenciar el significado de amar.

“Por lo tanto, no pierdan la confianza, que lleva consigo una gran recompensa. Lo que ustedes necesitan es tener paciencia; para que, una vez que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido darnos”. Hebreos 10:35-36

 

Con mucho cariño tu amiga,

Astrid Rosales (Guatemala)