Hablando con gracia

 

Te pasa a veces que te preguntan “¿Cómo me veo?” y no sabes que decir, porque si dices la verdad vas estar en problemas y si dices una pequeña mentira la amistad va perdurar mucho más, pero sigue siendo mentira. No creo ser la única persona que ha pasado por ésta situación, y con los años he aprendido hablar con la verdad y ser auténtica pero sobretodo hablar con gracia.

Más bien, al vivir la verdad con amor,
creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza,
es decir, Cristo. Efesios 4:15

 Un día comiendo en un restaurante con mi esposo, el mesero se tomó todo el tiempo del mundo para tomar nuestra orden, para llevarnos la comida; comida fría recibimos y nunca llevaba la cuenta, me molesté mucho porque no era que estuviéramos comiendo de gratis y recuerdo que le dije a mi esposo: “voy hablar con el mesero y le voy hacer saber lo descortés que se ha portado con nosotros y no vamos a dejarle toda la propina que se debe”, mi esposo muy amablemente me contestó: -…Yo creo que debes de hablarle con “gracia”, somos cristianos y estos son los momentos donde Jesús sale a relucir, si tú le hablas de la misma manera que él nos trató, el mundo va seguir igual, nada va cambiar, nadie va cambiar, pero si le hablas con “gracia” te aseguro que va a ser una historia diferente-. Y así fue; la otra cara de la historia es que no tengo idea que habrá pasado con el mesero pero la que cambió su actitud al hablar desde ese entonces fui “YO”.

La respuesta amable calma el enojo,
pero la agresiva echa leña al fuego.
Proverbios 15:1

Se me hace tan extraordinario encontrar estos conceptos de la palabra “Gracia” (rae):

  • Cualidad o conjunto de cualidades que hacen agradable a la persona.
  • Don o favor que se hace sin merecimiento particular; concesión gratuita.
  • Gentileza y buen modo en el trato con las personas.
  • Benevolencia y amistad de alguien.
  • Perdón o indulto de pena que concede el poder competente.

Hablar con gracia va de la mano con el amor y esto es igual que exponer a Jesús delante de otros; decir la verdad con amor va llegar al fondo del corazón de las personas, a diferencia de solo decir la verdad y a veces quotescover-JPG-51lo único que vamos a obtener es herir a otros con nuestros comentarios. Hablar con gracia y verdad hace la diferencia en éste mundo; puede parecer insignificante éste tipo de temas pero me he dado cuenta que se hace una gran diferencia cuando actuamos diferentes y con amor.

No siempre vamos a tener el amor para todas las personas, especialmente para los que nos tratan mal o nos quitan valor, he pasado por esto repetidas veces, pero sólo viene a mi mente ponerme a orar por éstas personas, no importando si son familia, amigos, compañeros de estudio o trabajo. Oro a Dios porque me dé “Su amor” para poder dar a otros, porque a veces no es tan fácil hacerlo, aunque cada día trato y no me arrepiento de intentarlo. No tiene que ser una gran oración, solamente sincera y de corazón.

Vamos a obtener buenos resultados cuando pongamos amor en lo que decimos. Empecemos hablando con gracia en nuestras casas, con nuestra familia y amigos, ellos van a copiar nuestra actitud y se volverá una cadena, tal vez no cambiemos al mundo entero pero vamos a cambiar el mundo de los que nos rodean!!!

Dios es bueno y su naturaleza es buena – Dios es bueno con nosotros, seamos buenos con otros siempre! Como lo haría Jesús.

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13:4-7

 

Con cariño,

Marina Behel, Alabama