La importancia del ahorro

ahorro

Proverbios 13:11 (NVI) El dinero mal habido pronto se acaba; quien ahorra, poco a poco se enriquece.

AHORRO!! Que palabra tan complicada de aplicar. A mí me ha pasado que transcurren los meses y digo, hoy si lo voy a hacer, pero siempre surgen imprevistos que no me permiten ahorrar. A pesar de esto, un imprevisto también puede ser una excusa para no hacerlo, ya que si evaluamos conscientemente en que gastamos nuestro dinero, y somos objetivas, nos daremos cuenta que si hay maneras de ahorrar dinero, pero que a veces no tomamos en cuenta.

Debemos aprender a evaluar nuestros gastos. Aprender a saber decir NO a cosas que a veces nos encantan como ropa, zapatos o salidas. Hay cosas que son innecesarias, y que no nos harán más felices (aunque por un momento pensemos que sí). Cada día de nuestra vida es diferente, tiene nuevos afanes, y también puede traer pruebas económicas para nosotras o nuestra familia. Es por eso que debemos aprender a ser diligentes con nuestros recursos y con nuestro dinero.

Hace unos días escuche la siguiente frase: “la persona sabia adquiere activos, la necia pasivos”. Un pasivo puede ser una deuda, topar nuestra tarjeta de crédito o hacer mal uso de ésta, adquirir deudas innecesarias solo para satisfacer un gusto innecesario, etc.

Debemos recordar que no somos dueños de nada en esta tierra. Solo somos administradores. Como buenas administradoras debemos aprender a manejar nuestro dinero y finanzas de una manera correcta. Algo que he aprendido en mi congregación, y considero es una buena forma de distribuir los ingresos que recibimos ya sean de un trabajo, de nuestros padres, o de nuestro esposo es de la siguiente forma:

Diezmo: 10%

Ahorro; 10%

Otros gastos: 80%

Muchos piensan que esta distribución es absurda o quizá imposible de llevar a cabo, pero he tenido la oportunidad de escuchar historias verdaderas de personas que lo han llevado a cabo, y no solo han sido bendecidas grandemente, sino han tenido la oportunidad de ampliar los porcentajes tanto de diezmo como de ahorro. El dinero que han ahorrado les ha permitido emprender grandes proyectos y poder ser aún más bendecidos.

Además el ahorrar dinero también nos dará otro recurso para ayudar a personas que realmente lo necesiten. Tampoco debemos caer en el error de acumular riquezas ya que un día dejaremos esta tierra. El ahorrar debe tener un propósito y objetivo el cual también nos ayudará a realizarlo más motivadas. Los objetivos del ahorro pueden ser varios: cubrir gastos innecesarios, emprender un negocio, jubilarse, etc.

Proverbios 21:20 (NVI) En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume, pero el necio todo lo despilfarra.

Así como este versículo, podemos encontrar muchos más en donde la Biblia nos indica como un hombre previsto y ahorrador es diligente y agradable ante los ojos de Dios.

Proverbios 30:24-25 (NVI) Cuatro cosas hay pequeñas en el mundo,  pero que son más sabias que los sabios: las hormigas, animalitos de escasas fuerzas, pero que almacenan su comida en el verano.

Esto nos indica que ahorrar es algo agradable antes los ojos de Dios, y que si lo hacemos seremos mujeres sabias y obedientes.

Aprendamos y tratemos la manera de aplicarlo en nuestras vidas, y les garantizo que empezarán a ver cambios en sus finanzas y en su economía familiar.

Con mucho cariño!

–          Evelyn González, Guatemala