La peor Navidad y el mejor regalo

IMG_7081

Cada año desde que recuerdo, mis hermanos y yo solíamos disfrutar mucho la época navideña, crecimos sin una figura paterna pero mi mamá trabajó muy duro para que nosotros tuviéramos lo necesario, así que aprendimos a ser felices con lo que ella podía darnos.

Me emocionaba tanto salir y ver la cantidad de cachivaches que venden en esta época, tantos colores brillantes, tantos adornos, tanta gente, en fin, cada navidad era distinta y a la vez tan familiar.

Mi madre solía trabajar mucho y casi nunca la veíamos, mi hermana mayor se ocupaba de mi hermano y yo, pero en navidad era diferente pues mi mamá siempre pasaba tiempo con nosotros y la pasábamos muy bien juntos.

Era maravilloso saber que aunque económicamente no teníamos todo lo que deseábamos teníamos una familia unida que se amaba y era feliz, nos sentíamos tan dichosos de tenernos unos a otros, que lo demás no tenía importancia, pero… la navidad de 1,997 marcaría nuestras vidas para siempre…

Ese año mi hermana mayor enfermó de gravedad durante el mes de octubre, ella tenía 20 años y un bebé de aproximadamente 7 meses, se puso tan mal que pasó casi 3 meses internada en un hospital en el que fue víctima de negligencia médica y malos tratos , llegó al punto de ya no poder ni siquiera mantenerse sentada porque estaba tan débil que se desmayaba, usaba pañales desechables para adultos y casi no comía porque su cuerpo no asimilaba la comida.

Mi mamá perdió su empleo porque frecuentemente tenía que pedir permisos para poder atender a mi hermana en el hospital pues su estado era muy grave… el 24 de diciembre de 1,997 decidieron dar de alta a mi hermana a pesar de que estaba cada vez peor, recuerdo que llegó a casa un poco después del medio día.

Era horrible verla postrada en esa cama y verla llorar de dolor y de frustración al no poder cargar a su bebé en sus brazos… fue la navidad más triste de todas… no habían risas… no había ruido… no había gente… solo nosotros al rededor de su cama…

Ella nunca mejoró… pasaron los días y finalmente el 08 de enero de 1998 falleció luego de haber estado 3 días en coma y haber sufrido una hemorragia endocraneana… fue tan rápido… tan inesperado… tan doloroso…

Un mes antes de que ella se fuera con el Señor, una hermana de mi mamá que es cristiana llegó a orar por ella junto con otros miembros de la iglesia donde ella asistía y mi hermana aceptó a Jesús como su Señor y Salvador, ninguno de nosotros lo había hecho todavía, pues no entendíamos lo que Jesús había hecho por nosotros.

Es en navidad donde celebramos el nacimiento de Jesús, el Salvador del mundo, Dios hecho carne, quien nació de una virgen en la ciudad de Belén, y fue puesto en un pesebre envuelto en pañales.

Jesús nació y creció, no se quedó bebé, sino que hizo la voluntad del Padre, entregó su vida y toda su sangre para perdonarnos de nuestros pecados y reconciliarnos con Dios, resucitó al tercer día y está sentado a la diestra del Padre, y pronto, muy pronto, regresará por su iglesia!!!

La mayoría de nosotros nos ocupamos de que todos los detalles salgan bien, la comida, la decoración, la ropa que usaremos y los regalos que les daremos a nuestros seres queridos, pero el mejor regalo que alguien puede recibir es la salvación de su alma y solamente Jesucristo puede dárnosla.

Hechos 4:12 dice: Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en el que podamos ser salvos.

Una semana después de que mi hermana murió, mi primo nos invitó a la iglesia y fue allí donde me encontré con Jesús…

Esa fue la peor navidad de todas, pero Dios tuvo compasión de mi y de mi familia, el dolor era tanto que nos sentíamos perdidos, nunca más estaríamos juntos de nuevo, nunca más volveríamos a ser los mismos…pero Jesús siempre tuvo todo bajo control, pues aunque la prueba fue dura, él usó todo eso para acercarnos a él y darnos el mejor regalo de todos «Salvación y Vida Eterna».

Recibir a Jesús como mi Señor, mi Salvador y mi Dueño fue como un bálsamo para mi triste y dolido corazón!!! Él cambió mi vida y pude volver a sonreír!!!

La navidad es una época hermosa, pero el protagonista es él, los regalos, la comida, el arbolito de navidad, las luces, los juegos pirotécnicos, y la ropa, nada tienen que ver con el nacimiento de JESÚS!!! Él es la razón de esta celebración, pero lo más importante de todo es que Jesús quiere que sepas cual es la verdadera razón de su nacimiento.

San Juan 3:16-18 dice: «Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.»

Que esta sea tu mejor navidad, ábrele tu corazón a Jesús y deja que él cambie tu vida, «QUE JESÚS SEA LA RAZÓN DE ESTA CELEBRACIÓN»

Con cariño,

Vicky del Cid

Guatemala