La Pornografia y el pecado sexual

Se define la pornografia como la descripción o exhibición explícita de actividad sexual, la cual puede hacerse con fines comerciales, cinematográficos o de estimulación. Procede de la antigua Grecia, del término popropagia. Describe a las mujeres en el ejercicio, en sus inicios.

Actualmente existe una corriente de pensamiento que considera la pornografia como una nueva forma de arte, que tiene por objeto mostrar la belleza de la sexualidad humana, esta práctica puede exponerse a través de la fotografía y la literatura.

A la luz de las escrituras en 1° Corintios 5 , hubo un caso de inmoralidad sexual en la iglesia, un hombre con la mujer de su padre y fue llamado a arrepentirse, la fornicación deriva del castellano porneia, y pornografia, y Pablo usó el término de fornicación 11 veces en este libro.  Y en el caso del  adulterio, suele ocurrir en parejas ya casadas o unidas.

Pablo nos exhorta, que si el Cristiano persiste en pecar de esta forma, o cualquier tipo de pecado sexual, debe evitarse hasta que confiese y se arrepienta.

Si hablamos del pecado de inmoralidad, este incluye la fornicación, adulterio y pornografia.

Y en 1° Corintios 6:12, nos dice: Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen, todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

En el caso de la pornografia esa estimulación o excitación, no viene espontáneamente, sino inducida  con imágenes visuales o físicas, y esto afecta el campo blanco de la mente con emociones y sensaciones negativas, y causa despues trastornos en las relaciones personales y en el caso de nuestros hijos, y hogares esto se ve reflejado a la larga, y las relaciones de pareja, principalmente en hombres y trastornos de eyaculación precoz.

Demás está decir, que actualmente muchas matrimonios son afectados por la pornografia cibernetica,  esto causa  adicción y estropea la relación de pareja, se aíslan, casi no se hablan prefieren la internet hasta largas horas de la madrugada, es como una droga, va en aumento; esto consume y cuando quieren reaccionar es tarde y el fruto serán relaciones lastimadas.

Nuestras vidas, son propiedad de Cristo, y nosotros tenemos la mente de Cristo; pues ya no vivimos nosotros, sino Cristo en nosotros, fuimos comprados con precio de sangre en la Cruz Del calvario; no dejemos que esta práctica de pornografia y pecado sexual, destruya nuestros sentidos; y contamine nuestros cuerpos, ya purificados por la sangre de Cristo, somos parte del cuerpo de Cristo; glorificad a Dios en nuestro cuerpo y espíritu los cuales son de Dios.

Ya Cristo, nos limpió, quitó el decreto que había en contra de nosotros. Efesios 4:20.  En cuanto a la pasada manera de vivir, despojarnos del viejo hombre, que está viciado por los deseos engañosos y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre creado según Dios en justicia y santidad de verdad. (4:22, 23).

Otra vez os digo: El que el hijo libertare, será verdaderamente libre. Sn Jn 8:32.

Escrito con amor,

Raynilda Aviles, NY

Abril 2017