No eres tu…soy yo

Frases-53

Eleanor Roosevelt dijo “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”, cuanta verdad había detrás de esa frase.

Éste ha sido uno de los artículos más difíciles de escribir, no entendía el concepto, no sabía cómo iniciarlo, cómo escribirlo y por ende me llevó más tiempo del esperado para redactarlo, ya que necesitaba analizar el significado real de ¿Qué hacer cuando la que lastima soy yo?

Leí varios artículos también y al finalizarlos interioricé cada palabra y descubrí que nosotros NO lastimamos a las personas, es increíble como necesitamos un culpable para las dificultades, para los problemas, para cada circunstancia no favorecedora que vivimos. ¿Cómo así? Te preguntarás…bueno, creo que sería genial que nos contestáramos estas preguntas: ¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?… ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…te puedo asegurar que empezaste a contestar alguna o tal vez ya hayas enlistado a varios posibles culpables, pero déjame decirte esto… a nosotros NO nos lastiman, nosotros permitimos que nos lastimen ¿o sea Silvia, que yo le permito a mis padres, a mi pareja, a mi ex, a mi suegra y a mi jefe que me lastimen? SI

Nosotros fuimos diseñados con un propósito y sufrir no es parte de ese plan. Dios no nos hizo libres para ir por la vida lamentándonos de lo que quisimos tener o hacer pero que no logramos, porque alguien más nos lastimó con palabras que nos condenaron a no prosperar, a no crecer.

Soy alguien muy musical y me gusta entender lo que estoy escuchando, qué mensaje me deja cada canción y lo que aprendo de las letras sean cristianas o seculares, las canciones seculares que escucho no van a ser las “corta venas” como les decimos a las canciones tristes, no podemos decir “esa canción me lastimó con sus letras o desde que escuché esa canción he estado triste”.

Sabías que somos nosotros los que permitimos que algo o alguien nos lastime con sus palabras, con sus actos porque asumimos que eso es lo que valemos y merecemos, Willy González (Redimi2) dice en una de sus canciones “El problema no es solo que te ofendiste, sino esa mentira sobre ti que te creíste”.

Yo nací a los 7 meses, mi mamá relata mi nacimiento y cómo mi papá no estuvo con ella y que al contrario se fue a echar unas “chelas” (cervezas) con uno de mis tíos y que no me iba a ver porque “saber si yo iba a vivir” esas palabras que fueron dichas relatando mi nacimiento me dolieron en el alma y yo dije “me lastimó” me victimicé asumiendo que a mi papá terrenal yo no le interesaba, interpreté esa información como un “no me quiere, nunca me quiso” por eso la frase de Eleanor Roosevelt al inició “nadie me puede hacer sentir inferior sin mi consentimiento”.

Yo permití que esas palabras hicieran su nido en mi corazón y así fui acumulando más cosas, yo me lastimaba al ver que mi papá nunca estaba interesado en mis cosas o en las de la familia, me lastimaba al ver las decisiones de mis papás… y yo… resultaba tomando decisiones que me lastimaban, si te das cuenta; relato cada una de estas situaciones en pasado, porque comprendí que debía perdonar y renunciar para no seguir lastimándome con recuerdos, permitiendo que esas cosas que pasaron siguieran doliendo porque era yo y solo yo quien se lastimaba con cada recuerdo.

A lo largo de nuestra vida siempre vamos a querer culpar a alguien pues somos humanos y queremos lavarnos las manos para no asumir las consecuencias, la cuestión está en reconocer que somos eso humanos imperfectos en necesidad de un Salvador, cuando comprendí que era yo y solo yo quien se lastimaba y quien le daba autoridad a las palabras negativas, a las groserías de otras personas para que hicieran su voluntad en mi vida fue cuando decidí pararme frente al espejo y decirme a mí misma “sos solamente vos la que permite que los demás te pisen, que los demás te vean por debajo, que los demás piensen que sos insuficiente, que no vales la pena, porque por vos alguien ya pagó con precio de sangre tu valor, así que vos sabes perfectamente que vales la sangre de Cristo y sabes perfectamente que es él quien te hace cabeza y no cola, es él quien te da la autoridad, es él quien te da la fuerza y es él quien te dice para mi sos suficiente porque te amo, te amé desde mucho antes y te sigo amando”.

Así que hoy el reto es dejar de culpar, dejar de señalar al que tú dices que te lastimó y asumir que tú estás permitiendo que te lastimen porque tú lo estás haciendo al condenarte, al victimizarte y hoy el reto está en renunciar a las palabras, en renunciar al sentimiento, en renunciar a las acciones y perdonar, perdonar a tus padres, a tus hermanos, a tu ex, a tus amigos, a tu jefe y a ti misma por ser la única que permite que los demás “te lastimen”.

“Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor sonría sobre ti y sea compasivo contigo. Que el Señor te muestre su favor y te dé su paz” (Números 6:24-26 NTV).

Así que término diciéndote no son los demás, eres tú y está solo en ti el renunciar a los sentimientos que has formado en contra de los demás.

Si tú quieres renunciar a esto te invito a que hagas esta oración:

“Dios tú conoces mis pensamientos, mis sentimientos y todo lo que soy, conoces cuando he llorado y cuando he reído, tú me formaste con un propósito y en tu propósito no está que yo sufra sino al contrario sea una persona con una vida plena y feliz en ti, por lo que hoy perdono a (di el nombre de la persona o personas o el tuyo) y renuncio a (el sentimiento provocado) todo esto te lo pido en el nombre de Jesús. Amén” .

Un abrazo al corazón.

Silvia Rodríguez

Guatemala

Junio 2016