No morirás en el proceso…

Estas palabras escuché cuando estaba en esta situación tan difícil y él me dijo: “Esto no es para muerte esto es para que veas mi Gloria”.

Juan 11; 4 dice:

“Pero JESÚS dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para que veas la Gloria de Dios, para que el Hijo sea glorificado”.

En ese tiempo no podía entender lo que él quería decirme; bueno sabía pero no podía creer porque lo único que veía era la situación que estaba atravesando y no podía entender y aceptarlo.

Me tomó mucho tiempo entender el porque estaba pasando por tantas cosas a la vez. Tenía mis ojos puestos en el problema y no en lo que Dios quería que yo hiciera con el problema, estaba tan metida en el dolor, que mis ojos estaban totalmente cerrados a lo que Dios me estaba enseñando.

A veces estamos tan abatidos, confundidos y llenos de dolor que no podemos ver con claridad lo que Dios quiere para nosotros.  Sé que muchos dirán para ti es muy fácil porque no estás en mi situación y ahí es cuando nos metemos más y más en la oscuridad por lo que nuestros ojos no verán la verdad y tampoco podrás ver cuál es el propósito de las cosas.

Pero Jesús, se glorifica en medio del problema porque no es para que mueras en el proceso, si no para que Él se glorifique. ¿Lo crees?… Porque yo lo creo, yo creo que Dios te levantará y te sacará de esa situación por la que estás pasando. Jesús quiere que creamos en él, confiando 110% que el hará.

Juan 11; 40 dice:

“Jesús le dijo: ¿No te dije que si crees verás la Gloria de Dios?”

Él te dice cree en mí, pon tus ojos en mí, dame tu mano, vamos que no estás solo en este proceso. Yo estoy a tu lado paso a paso contigo y no te soltaré, No te dejare solo, yo estoy contigo, te amo, solo quiero que me veas, solo mírame…

Es como si estuvieras pasando por un puente muy alto y este se mueve en cada paso que das, pero hay alguien al frente de ti sujetando tus manos y te dice mírame, no me sueltes, no mires para abajo ni para atrás, solo fija tu mirada en mí y veras como juntos pasamos este puente.

Así mismo es Jesús con nosotros, él no te soltará hasta que pases al otro lado y veas la gloria del Padre. Así que te aliento a pasar el puente, para que puedas ver su Gloria.

Les amo y deseo muchas bendiciones.  

Rebeca Vásquez, Colorado Springs

Julio 2017