¿Orden o No orden? He ahí el dilema

Hablemos hoy un poco de la guerra espiritual. Tendremos muchos puntos que aclarar en este tema así que trataré lo mejor posible de explicarlo…

(Mateo 12:43-45)

»Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra. Entonces dice: “Volveré a mi casa de donde salí”. Cuándo regresa, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va y trae consigo otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero. Así también sucederá a esta perversa generación.

Inicialmente expliquemos que todos vivimos en un mundo que está en medio de una guerra espiritual, ósea; hay una batalla entre el reino de los cielos y el reino de las tinieblas, es importante estar conscientes y despiertas respecto a esta situación.

¿Porqué?… Porque no hay nada más eficaz para mantenernos en atadas y en prisión espiritual, que el estar inconscientes del acceso que el enemigo puede tener sobre nuestras vidas… si se lo permitimos.

Antes de continuar, hablemos un poco del trasfondo o contexto de este capítulo 12 de Mateo, si retrocedemos un poco vemos que Mateo 12:22-42 habla de cuando los fariseos cuestionaron a Jesús porque había liberado y sanado a un endemoniado… Jesús enseñó acerca de la blasfemia al Espíritu Santo que estaban cometiendo los Fariseos al creer que Jesús había hecho estos milagros por medio del poder del diablo.

En Mateo 12:43-45 Jesús nos trae de regreso al tema de liberación espiritual, nos muestra que hay espíritus inmundos que pueden habitar en seres humanos… la buena noticia es que pueden ser expulsados y se puede traer libertad a las personas en el nombre de Jesús.

En el versículo 43 dice: “Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra”Enfatizamos que dice lugares secos y buscando reposo y  no los encuentra… ¿Pero cuáles son eso lugares secos? ¿Qué reposo busca? ¿Es posible que encuentre reposo?…

El versículo 43, se refiere a alguien que ha sido liberado de algún espíritu inmundo o alguien que le ha cerrado las puertas y el acceso a estos opresores. Se refiere también a estos lugares como: lugares desolados, áridos, depresivos y desérticos. Allí es donde van a buscar “reposo” los espíritus inmundos; no estamos hablando de un verdadero descanso, pues su naturaleza maligna nunca tendrán un descanso real porque pertenecen al reino de las tinieblas…

Como hijos de Dios, también tenemos que estar conscientes de que hay áreas en nuestras vidas donde le hemos abierto las puertas al enemigo, ya sea antes de recibir  a Jesús como nuestro salvador o después, y le hemos dado autoridad al enemigo sin darnos cuenta de esas áreas que aún no hemos rendido ante Dios. Necesitamos ser libres de las ataduras y prisiones que provienen de estas áreas. De esta manera si no rendimos por completo esas áreas, si no permitimos el proceso de sanidad y libertad siempre serán objetos de oportunidades para el enemigo y sus secuaces en nuestras vidas.

En el versículo 44 las palabras desocupada, barrida y adornada NO significa que es una casa en orden y adornada de la belleza de Cristo, por lo contrario estas palabras significan que se encuentra vacía de la palabra y de la gracia de Dios, vacía sin sabiduría y de la naturaleza de Dios, vacía de amor, humildad, compasión y del fruto del Espíritu Santo. Por eso es importante que en esos lugares permitamos e invitemos al Espíritu Santo que los llene, los sature y los selle con su fruto. Para cuando estas cosas quieran venir atormentarnos encuentren una casa llena del Espíritu Santo, una casa donde Jesús es el dueño y solamente Él posee la autoridad.

Finalmente lo más importante que quiero compartir es que Papa Dios te ama demasiado para dejarte en estas prisiones y ligaduras que te hieren. Él nos ha dado su hijo amado Jesús para que pagara por lo que nunca hubiéramos podido obtener por nosotras mismas, nos ha dado el regalo de salvación y de ser sus hijas amadas.

Jesús también pagó para que viviéramos en una vida en libertad, para que llevemos Su reino a los cautivos. Recordemos que El ya hizo un espectáculo del enemigo y de los demonios en la cruz y los despojó de su autoridad sobre nosotros. En Jesús y en su nombre tenemos toda autoridad. El único acceso que el enemigo puede tener en nuestra vida es el que le permitamos tener.

Amigas, hemos sido llamadas a libertad y no a tolerar, hemos sido sacadas del reino de las tinieblas al reino de la luz. Hemos sido llamadas a despojarnos del peso extra que nos envuelve y nos hace desacelerar para que no corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.

Así que te aliento a que continúes y que permitas el proceso de sanidad y libertad.

¡Amiga has sido llamada a libertad!  

Con amor del Padre,

Lucy Cantrell, Arizona

Octubre 2017