Orgullo vs. Amor

orgvrsam

¿Alguna vez te has sentido orgullosa de ti misma?  Está bien, eso no tiene nada de malo, todos nos hemos esforzado para lograr algo alguna vez, el peligro está en ser una persona orgullosa de forma constante.  Ahora, ¿ Alguna vez has dejado tirado el orgullo por ahí? Pues yo sí.

Me acuerdo una vez cuando tenía 15 años y quería hacer algo atrevido; estaba en Planeta Maya en el Centro Comercial Tikal Futura, era área de video juegos, boliche, restaurantes, etc. muy a la moda en la ciudad de Guatemala en 1998. Yo estaba en la entrada dónde había unas gradas eléctricas así que decidí hacer un  acto atrevido, usaría las gradas eléctricas al revés! así que bajé las que subían y me fue super bien! Me divertí tanto y pensé que todo el mundo me estaba viendo y pensando, ”Qué pilas” en realidad me sentí algo orgullosa de mi logro peligroso, así que en cuanto llegué al sótano, me subí a las gradas que bajaban, iba subiendo y el corazón me palpitaba rapidísimo… pero casi de regreso a la entrada, levanté la mirada y ví un chico muy guapo… y qué creen que pasó? sólo me faltaba una grada, cuando me tropiezo y me voy de cara, por supuesto que el chico vino corriendo a levantarme, pero ese no era el chiste, me sentí TAN avergonzada, ¿ Creen que me quedaba orgullo? Ni una gota!.

Pues ésta es solo una de las incontables veces que he hecho algo que me ha dado mucha pena, situaciones que han herido mi ego; pero algo que hiere mi ego a menudo, son los consejos de mi esposo.  Él es un hombre muy sabio y hay veces existen situaciones en las cuales no quiero un consejo, decido no hacerle caso y ¿ Qué creen que me pasa?,  pues me va mal,  mi esposo tenía la razón en el momento que me dió el consejo y me reacción hubiera sido, tragarme mi orgullo y escucharlo como buena esposa.  Existen varias clases de orgullo, algunos ejemplos son cuando uno cree que puede lograr todo sin ayuda de nadie, o que es mejor que los demás.

Existe una mentalidad de, como voy a la iglesia, diezmo, canto y todas mis amistades son cristianas, soy menos pecadora que el que va a otro tipo de iglesias ó el que sólo va en ocasiones importantes ó el que no cree en Dios, éste es otra clase de orgullo.

Yo conozco a incontables personas a los cuales las enseñanzas de la Biblia no han tocado su manera de vivir, andan orgullosos con la certeza de ser santos, pero en su trabajo; pierden el tiempo, en sus estudios hacen trampa, mienten en todo momento, se llevan cosas a la casa que le pertenecen a su lugar de trabajo, cuentan chismes, no pasan tiempo con sus hijos y ni les ponen atención, a su pareja la hacen de menos, se ponen a sí mismos primero en todo, incluso se sienten con privilegios para estacionarse en la iglesia! y ni hablar de las personas necesitadas; ni se fijan que están rodeados de personas necesitadas, sino que todo se trata de que ellos mismos logren el éxito, todo gira alrededor de él o ella!

¿Hemos sido transformados por el Espíritu de Dios en nosotros  o simplemente vivimos una rutina?, ¿Todo entra por un oído y sale por el otro?  es cierto, somos perdonados y el PADRE nos mira como santos a través de Jesús que es nuestro mediador, pero tenemos que cambiar nuestra manera de pensar, para que cambiemos nuestra manera de actuar,  no es por arte de magia, tenemos que poner de nuestra parte, no somos mejores que nadie y Dios anhela acercarse a TODA Su creación!  Todos somos pecadores y necesitamos de su gracia!.

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado. (Romanos 12:2-3 NTV).

Si no hemos cambiado para ser mejores personas, no somos luz, sino sólo una persona más que no impacta a la sociedad.  Jesús alcanzaba a los necesitados, se juntaba con los que la sociedad miraba como pecadores.  Él con su ejemplo de amor y compasión atraía a las personas a Su Padre.  En (1 Corintios 13) es muy claro que sin amor, todo lo que hagamos es en vano.  Jesús, a pesar de ser Dios, es humilde!  Cuánto más debemos ser humildes tú y yo y en vez de creernos más de lo que somos, debemos vivir una vida que brilla por la transformación que Jesús ha causado en nosotros.

Una vida en la cual las acciones no sean superficiales para parecer santos o engañarnos a nosotros mismos, sino una vida que refleje nuestro agradecimiento a Dios, de la cual no tengamos que andar demostrando lo importantes que somos, sino que nuestro Padre Celestial pueda decir, «Tú eres mi Hijo amado; estoy muy complacido contigo.» (Lucas 3:22 NVI)  Por supuesto que podemos seguir asistiendo a la iglesia, etc, pero que realmente cause un impacto en nuestras vidas y que tenga un propósito y no solamente sea una costumbre.

Y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio      fragante para Dios.(  Efesios 5:2 NVI).

En otra versión de la biblia dice ”Como aroma agradable a Dios”  (Efesios 5:2 NTV) ¡ Imagínense!  que el Creador del Universo pueda decir ”Qué agradable la vida de mi hija”.

Si yo creo en Jesús como el Mesías, el hijo de Dios, mi Salvador, entonces mi vida debe reflejar esa convicción,  no porque te digo que yo soy perfecta y tú eres un pecador; sino porque al ver mi vida, tú veas una mujer luchando por ser más como Cristo y de esa manera se te antoje a tí también seguirlo a Él.

Eso es la falta de orgullo porque demuestro que no soy perfecta, pero el Dios que vive en mí sí lo es, y quiero más de Él y menos de mí, que puedas ver que sin Él no soy nada, pero con Él no me dejo limitar por las circunstancias que me rodean, sino que TODO me es posible! Mi único orgullo debe ser Dios y  sentirme orgullosa de ser su hija y amar con todo mi corazón al Señor (mi amo, jefe, dueño) y amar a mi prójimo como a mí mismo, eso significa que me amo, pero que NO todo se trata de mí…

Quizá a veces te sientas capaz sin la ayuda de Dios, tal vez te creas mejor que alguien más, puede que tengas otras áreas de orgullo, entregaselas a Dios hoy,  El Espíritu Santo está esperando transformarte para ser la mejor, pero con tu orgullo en el camino, nunca lo lograrás. ¡Mírate en el espejo hoy y decide cambiar tu orgullo por AMOR !.

¡Que ésta alabanza sean el clamor de nuestros corazones!

Tu hermana en Cristo,

Joanna Wood de García, Suecia