Preparándome para el nuevo año

Celebrar el año nuevo es uno de los acontecimientos más celebrados 250X500-2alrededor del mundo. Es como poner un punto y aparte, da inicio una serie de aventuras y metas diferentes al año anterior. A veces se representa con un anciano diciendo adiós, y se acerca un bebé hermoso como símbolo del nuevo año. Este año que se va deja muchos recuerdos, y vivencias en cada familia. Todas vivimos todo tipo de experiencias unas alegres, tristes, penas, logros en fin un sin número de cosas que nos ha tocado vivir en cada hogar. No importa cuántos años nuevos vivamos, lo que importa es quien está con nosotros en el diario vivir. Por supuesto que debe ser nuestro Señor Jesucristo que a través de su Palabra la santa Biblia, nos enseña que la vida se debe ver con esperanza para un futuro mejor viviendo con él por la eternidad, ese futuro no es aquí en la tierra, sino en la morada celestial.

El año nuevo se celebró por primera vez en Babilonia hace 4,000 años, con la primera luna nueva del mes. Los romanos lo celebraban a fines de Marzo y en Abril en la India. Y es en el año 45 a.C. que empieza la fecha 1 de enero. Cada país tiene costumbres diferentes. La noche del 31 de diciembre, hay personas que se comen doce uvas, doce pasas, se regala dinero, se brinda, se baila, hay fiestas por todos lados, supersticiones y muchas creencias. Pero en realidad que celebran? Quieren puede borrar una vida vieja? Quieren nuevas oportunidades? Mejores salarios? Mas deudas? Son muchos interrogantes para determinar que se celebra. Nosotras las hijas de Dios debemos celebrar esperanza, bendición de parte de Dios para nuestras vidas, nuevas conquistas para el reino de los cielos, expandir el evangelio buscar más la presencia de Dios en nuestras vidas.

No dejar de compartir del evangelio a otros que lo necesitan. Cuantas amigas tenemos que sufren, que hay tristeza en sus vidas, y que no han tenido oportunidad de escuchar del amor incondicional de Jesús. Y es ahí donde jugamos un papel importante como dignas representantes de nuestro Señor. Debemos ayudar a otras. Aunque hayan muchas dificultades, nosotros debemos de mantener nuestra fe inquebrantable, la Biblia dice. “Muchos son los males del justo, más de todas ellas los librará el Señor” (Salmo 34:19). Vivamos felices con lo que tenemos: casa, salud, familia, amigos etc. Vivir agradecidas con Dios en los buenos y malos momentos así como Job, personaje inquebrantable ante las situaciones difíciles que le tocó vivir. De él se aprende mucho. Especialmente la paciencia, pero con un final feliz, quien siempre bendijo a Dios a pesar del sufrimiento y enfermedad. Estar de la mano de Dios nos permite confianza, y vencemos el temor.

Les animo a que nos propongamos metas cortas, medianas y a largo plazo. Hagamos algo diferente al año anterior, busquemos nuevos retos, nuevas aventuras, nuevos contactos porque no? “Bellas por Gracia” es un grupo de mujeres inquietas, que no podemos dejar de hacer algo, siempre con ideas, deseos y anhelos. Quien impide realizarlos? Solo es cuestión de actitud, valentía y decisión, así que ánimo y adelante listas para triunfar. Si necesitas oración, solo déjalo saber, la oración puede mucho. Tengamos siempre esa actitud positiva como Jacob, que buscaba ser bendecido por Dios de una forma increíble. Cada vez que podía pedía bendición de Dios, al pelear con el ángel no quería dejarlo ir y le dice la frase “No te dejaré ir sino me bendices” era una segunda bendición que Jacob buscaba, ya había tenido una cuando había engañado a su padre Isaac, haciéndose pasar por Esaú a quien tocaba la bendición como primogénito por ser el hermano mayor, pero Jacob se quedó con la bendición de Isaac. Es un personaje que busca ser bendecido por Dios cuando tiene la oportunidad.

Los hombres y mujeres de la Biblia tuvieron las oportunidades para hacer historia, fue en el tiempo de Dios, en el momento preciso actuaron y ejecutaron sus metas, por supuesto con la ayuda de Dios, bendijeron vidas de personas que creyeron en ellos, y ellos ejecutaron hazañas inolvidables como Noé. Que hubiera pasado si no hay diluvio o como Débora (Jueces4:4-24) yendo a la guerra o Lea una ama de casa que eliminó al enemigo. Fueron mujeres que salieron de la rutina y emprendieron con valentía el sueño de ver al pueblo de Israel en victoria. Siempre con la ayuda de Dios.

Evidentemente ellas sabían la magnitud de estar del lado de nuestro buen Dios. Confiaron y le creyeron al Todopoderoso. Entonces nosotras también que tenemos el conocimiento de su Palabra, podemos buscar bendiciones en abundancia para el nuevo año y siempre. ¿Quién dijo miedo? Yo me apunto para pedir de su Gracia, de su Amor y Misericordia al padre celestial. Tengamos una mente positiva que nuestro único motivador sea Jesucristo, que no existan distractores y así unidas intercediendo por nuestras necesidades unas por otras ante el Padre en oración “continua”. No dejemos de alabar y darle honra a Dios quien se lo merece por siempre. Deseo que el Año Nuevo sea de bendiciones y éxitos en abundancia, que la paz y el amor de nuestro Señor Jesús las acompañen siempre. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13)

Con amor en Cristo,

Lesbia de Tobías

Guatemala