¿Te robo un segundo?

TE ROBO UN SEGUNDO

Lilly Goodman es una cantante y compositora de música cristiana,  y ha recibido premios y reconocimientos en todo el mundo durante su carrera musical, no solo en el ámbito cristiano.

Y entonces, la persona que esté leyendo esto probablemente dirá: “¿qué tiene que ver Lilly Goodman con el título de este artículo?” la respuesta es muy simple, una canción.

“Mi iglesia” es el título de una canción de Lilly Goodman, la letra a mi parecer es muy realista, a continuación comparto algunas estrofas de la misma:

♫♫Mi pueblo escúchame lo que voy a decirte
Solo será un minuto si tienes que irte
No quiero digas nada simplemente escucha
Perdona si en un momento te interrumpo
Hoy hacen dos mil años fui crucificado
Mi cuerpo escupido y ensangrentado
Lleve todas tus culpas sobre mi costado
Para darte la vida eterna como un regalo
Y hoy surgen preguntas
Por qué no me escuchas
Por qué no me miras por qué no me abrazas
La hipocresía ha cegado tu mente y dices que me amas 
Te has hecho muy fuerte en tus razonamientos
Has cambiado mi gloria por tus sentimientos
A veces por las noches vengo y te despierto
Pero ya no te importa hablarme un momento 
Te pasas todo el tiempo hablando cosas vanas
Si la televisión, las modas o la fama
Has perdido la Santidad que en ti brillaba
Sabes más de novelas que de mi Palabra♫♪

 

¿Puedes imaginar a Dios cantando lo que acabas de leer? Qué fácil es excusarnos cuando nos damos cuenta que no le estamos dando a Dios el tiempo que se merece, siempre hay un “no me da tiempo de leer la Biblia, tengo mucha tarea”, “hoy no puedo orar tengo mucho trabajo y poco tiempo”, “no iré a la iglesia tengo que ver a mis amigas, no me va a dar tiempo.” Por qué será que siempre encontramos tiempo para cualquier cosa, excepto para Dios.

No me malentiendas, no digo que por leer la Biblia ya no hagas tareas o que dejes de trabajar y de dediques a orar las 24/7, simplemente debemos establecer prioridades.

Pero cuando cualquier otra cosa se vuelve más importante que Dios, esta “cualquier otra cosa” se convierte en nuestra prioridad, y sin darnos cuenta aquella relación hermosa que teníamos con Dios se empieza “acabar”, el enamoramiento y la pasión que quemaba nuestro corazón tan solo con escuchar su nombre ya no está, y de pronto se nos olvida quién hace que salga el sol.

Dios quien hace que salga sol, anhela usarnos; usar nuestro tiempo, somos su prioridad y siempre estará dispuesto a darnos de su tiempo. Ya es hora de empezar a rendir nuestro tiempo ante el dueño del mismo, y saber que si un día Dios nos dice: “Hey disculpa, ¿te robo un segundo?” nuestra respuesta será: “Todo el tiempo del mundo”

La comunión íntima de Jehová es con los que lo temen, y a ellos hará conocer su pacto. Salmos 25:14

Me anticipé al alba y clamé; esperé en tu palabra. Salmos 119:147

Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. Marcos 1:35

 

Con cariño,

Kim Sanchez, Guatemala