Tips para poder dormir el tercer trimestre de embarazo

Hoy ha sido uno de los días más difíciles donde he tratado de mantenerme despierta y ser social con los demás. Si estas en este periodo del embarazo me entenderás como se siente no poder dormir y que las costillas se sienten como que se salen de la piel.

 He probado muchas formas de sentirme cómoda, pero algunas de estas formas no siempre suelen funcionar. Hace tres semanas usaba la almohada para embarazadas, la siguiente semana cambie a usar 3 almohadas de tamaño normal, la siguiente semana empecé a usar el cojín de lectura o descansador de espalda y así sucesivamente he cambiado de almohadas y posiciones hasta que me desespero por no sentirme cómoda o no poder respirar. Hay otros días cuando tengo pesadillas y me despierto más aturdida y cansada de lo que empecé la noche.

Te podría dar una lista de todos los síntomas que he sentido estos últimos meses pero prefiero darte una lista de formas para descansar mejor y levantarte con una sonrisa y compartirla con los demás.

Evitar pesadillas:

Hay veces que no vamos a tener el control de esta situación, especialmente si estas nerviosa por el parto, pero me ha ayudado el pensar cosas positivas antes de cerrar mis ojos por completo. Pensamientos vendrán a tu mente, cosas negativas querrán tomar posesión de tus pensamientos, pero es tu opción darles o no atención a este tipo de pensamientos, son nada mas pensamientos.

Es cierto que si comemos muy pesado en la cena sin hacer ninguna clase de ejercicio antes de dormir vamos a tener sueños que aturden y no vas a dormir a gusto por la pesadez y el tipo de sueños que aparecen durante la noche.

Un día de esto desperté muy triste, desconcertada por el sueño que acababa de tener. Había sonado que tuve a mi beba y ella tenía cara de dinosaurio, ella estaba envuelta en una linda y rosada cobija, pero con cara de dinosaurio!!!!!!!.. oh .. oh.. todos decían: que linda.. pero yo solo lloraba cuando la miraba y decía que ella no era mi hija; en eso desperté porque sonó la alarma del celular de mi esposo y desperté de esa terrible pesadilla. Esta es la verdad: que todas queremos tener bebes lindos, sanos e inteligentes y tenemos ese miedo que no vaya a pasar de esa manera.

Pero te animo a que tomes el control de tus pensamientos, para que sean lo más positivos posible y que con tu boca puedas pronunciar esas palabras positivas y hermosas que deseas para tu familia, como por ejemplo: todo va salir bien, soy una hija bendita de Dios, mi bebe es sana/o, es hermosa/o y lo voy amar con todo mi corazón, mi familia está llena de amor y somos muy unidos, etc., etc…

Con estas frases estas declarando palabras buenas, de bendición y atrayendo todo lo positivo para tu familia. Te puedo asegurar que tendrás una noche placentera.

Almohadas en la cama:

Este punto es clave en el embarazo, aquí es donde tu imaginación debe salir a relucir, puedes también buscar en internet diferentes consejos para colocar tus almohadas a la hora de dormir, puedes preguntar a tus amigas las técnicas que ellas utilizaron en esa etapa, consejos de tu mama y abuelas. Habrá veces que ninguno de estos consejos te van a funcionar para sentirte cómoda, evitar dolor de espalda, costillas, hinchazón y poder dormir y descansar.

Una amiga me aconsejo conseguir una almohada de lectura (abuelito) o almohada en forma de sillón, la cual me funciono más de una noche y únicamente pude dormir un par de horas sentada, empecé a combinar y cambiar las almohadas en distintas formas hasta ajustarme a la que mejor me hacía sentir cómoda por ejemplo: coloque una almohada abajo del abuelito y luego otra almohada encima de estos dos hasta que se sentía como un sillón reclinable y no olvidando la almohada debajo de mis piernas para que descansen y circule mejor la sangre.

Esta posición de dormir sentada sirve mucho para aliviar el dolor de costillas y para respirar mejor. A las horas despierto incomoda pero sin dolor, lista para acomodar de nuevo las almohadas y dormir de lado izquierdo o derecho no olvidando la almohada entre mis piernas para dejar que la sangre circule normalmente y finalmente otra almohada que sostenga mi estómago, si tienes una almohada para embarazo será una misma almohada que va desde el estómago hasta las piernas.

Si tienes la oportunidad de tener un sillón reclinable es una excelente opción, o bien una silla mecedora para dar de mamar, esta puede servirte unas horas para descansar.

Ejercicios durante el día:

Se que hay días que van a ser difíciles a la hora de caminar, limpiar la casa, pasear al perro, ir a trabajar, etc., pero me sirve tanto ejercitarme durante el día porque termino muy cansada y esto me ayuda a no sentir la noche sin importar como estén acomodadas mis almohadas.

Hay otros días que no tengo el ánimo para ejercitarme pero hay aquí hay unas ideas para comenzar:

–  Pilates: sirven para estirar la espalda, para dar flexibilidad y quitan el dolor de extremidades, te ayudan a estirar y te preparan para el parto, este video de 10 minutos de Pilates para el tercer trimestre de embarazo te va encantar y lo recomiendo porque es seguro para mí, si tienes alguna duda siempre pregunta a tu doctor antes de hacer cualquier tipo de ejercicio. Este video lo utilizo en casa y termino cansada y satisfecha que me permite dormir durante la noche.

–   Natación: esta es otra forma para ejercitar tu cuerpo en el embarazo, es tan relajante y gratificante que a la hora del parto te será más fácil dar a luz.

–  Caminatas: salir a caminar refuerza tus piernas, no excedas en caminar para no sobrecargar tus piernas, ya que las venas se cargan de sangre y por el peso no circula bien, pero después de tu caminata diaria puedes poner en alto tus piernas para que descansen.

Vestir cómoda:

Es muy importante que evites los elásticos de la ropa de dormir, porque lastiman tu piel y dejan marcas que luego duelen dependiendo donde apriete la prenda.

Últimamente que ya estoy en el tercer trimestre duermo nada más en bloomer, calzón, como tu le llames, ya que es mas cómodo y no hay elástico que lastime mi pelvis como lo hace la pijama, tampoco me da calor y siento un gran alivio dormir sin tanta ropa puesta.

Durante el día otro aspecto que debes cuidar es tu calzado para no terminar muy adolorida de noche, no sé si les pasa a todas las embarazadas pero yo aumente medio número de zapato y no es porque mis pies estén hinchados, simplemente crecieron y mis zapatos ya me quedan apretados.

Otros consejito que me ayuda a dormir es escuchar música con audífonos o cuando no esta mi esposo en el día y la verdad es que funciona muy bien.

Espero que estos consejos te sirvan y te den una luz en el camino, que disfrutes al final de este periodo a tu bebe en tus brazos y olvides todo trauma anterior.

Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Salmo 23:1-2

Con mucho cariño,

Marina Behel