Una oración especial

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

Todos sabemos que cuando pedimos se nos da lo que estamos pidiendo…desde un vaso de agua, un caramelo hasta ver que aquello que has anhelado Dios te lo está contestando.

Recuerdan un “Saldrás de ésta, no será sin dolor”, “no será de un día para otro”, “Dios usará estos problemas para bien”, “Mantén la calma y no cometas ninguna tontería”,” No te desesperes, con la ayuda de Dios, saldrás de esta.”

Pues bien, creo que el ser pacientes, no desesperar y de verdad confiar en la ayuda y el tiempo de Dios, las cosas se dan cuando menos lo esperas, pues así es Dios te sorprende y en verdad concede cada una de las cosas que le pedimos en su tiempo y momento…la voluntad de Dios es de dos maneras SI o NO, pero a veces cuando recibimos el NO sentimos que no es su voluntad y entramos en un verdadero capricho.

Yo oro por muchas cosas en mi vida personal, mi familia, mis amigos, mi trabajo, por el ministerio en el que Dios me está permitiendo empezar a trabajar, claro también oro por mi país y por las autoridades que están como cabeza de mi país aunque no me agraden pero lo hago, oro por los que necesitan un techo y alimento diario tanto personas como animales, en fin creo que cuando oramos tenemos que dejar de ser egoístas y pedir también por el vecino y por aquellos que desconocemos.

Hace casi un año, una amiga líder y mentora me retó a hacer una oración especial; una oración en la que yo pidiera exactamente por mi pareja, pidiendo por tres áreas específicamente –Físico, -Profesional y –Espiritual, creo que definir perfectamente cada una de esas áreas me ayudó a ver lo que verdaderamente yo deseaba, pero también a trabajar por ser esa mejor persona también en esas áreas, pues bien sabemos que no podemos pedir algo de alguien sin ser primero nosotros eso.

Yo puedo pedir lo mejor pero yo tengo que ser la mejor versión de eso “mejor” que estoy pidiendo. En otras palabras yo pedía por alguien que se cuidará físicamente, que comiera saludable, se ejercitará y que fuera alto, vaya que si oraba por alguien alto porque yo mido 1.73 mts. y en Guatemala es un poco más de la estatura promedio; pedía por alguien con quien profesionalmente pudiéramos crecer y poder hablar el mismo idioma ya que soy Productora de Tv y Fotógrafa de profesión, soy una persona que se mantiene en contacto con muchas personas y no podría hablar sobre el proceso de una producción de TV con alguien que me va a hablar del proceso de la siembra de la piña…(no estoy diciendo que no hayan casos de parejas que se entiendan bien aun siendo de otra profesión…pero era lo que yo deseaba), pedía por alguien que tuviera en primer lugar a Dios y ¡tarán!…mi petición especial fue contestada así: hijo de Pastores, líder de jóvenes, misionero y con un gran corazón en el servicio a niños y jóvenes. No es perfecto pero estoy convencida que Dios lo preparó así para mí.

Nunca nos habíamos visto y tenemos muchas personas en común a quienes conocemos por años, estudiamos en años diferentes en el colegio, en la universidad, fuimos a las mismas actividades pero Dios tenía el tiempo y el momento perfecto y sin conocerlo yo estaba orando por él sin saber cuáles eran sus virtudes y defectos pero como alguien dijo “sus defectos también lo hacen perfecto” creo y estoy convencida plenamente que Dios responde si nosotros nos sometemos a su autoridad y somos obedientes.

Así que te animo a retarte a ti misma, a orar con propósito y a esperar porque definitivamente lo que es tuyo…llega en el momento que Dios lo ha diseñado y pensado…yo hoy estoy viviendo mi momento pensado por Dios.

 

Un abrazo al corazón,

Silvia Rodríguez

-Guatemala-

Frases-17 (1)