Yo decidí cambiar

decidi cambiar 500

El día que decidí cambiar nunca me imaginé el camino que debía andar, era como reencontrar a alguien que se había perdido, como una gran amiga que había dejado de ver por muchos años, y que no conocía la marcas que la vida me había dejado, fue como encontrar en el baúl de los recuerdos momentos donde solo había risas y juegos de niña, sueños de una inocencia que algún día se había perdido, y que en ese camino el sufrimiento, la mentira iban a ser compañeros de vida.

Pero el día que decidí cambiar acepte que lo que la vida había dejado como cicatrices que marcaban y laceraban mi alma, podían convertirse en la grandes señales de batallas ganadas, donde el alma y los recuerdos no iban a poder hacer sus jugarretas acostumbradas.

El día que decidí cambiar, encontré que por mano maestra se había escrito mi historia y aunque no conocía lo que iba a pasar, ya había un determinado pensamiento de que yo iba a triunfar, que iba poder experimentar un nuevo despertar para poder disfrutar lo que por esa mano era ya de mi propiedad.

El día que decidí cambiar, comprendí que la felicidad se puede encontrar pero no de quien o que me la podía proporcionar, descubrí que estaba en mí y que solo mi Dios me la podía dar.

El día que decidí cambiar deje de llorar con ese dolor que da la derrota y aprendí a suspirar sintiendo como la victoria me envolvía.

Desde el día que decidí cambiar conocí una verdad absoluta estoy diseñada para triunfar, para reír y para vivir…..y esto lo descubrí el día que decidí cambiar…….

Con Cariño,

Connie Camarena, México