5…4…3…2… 1! En sus marcas, Listos….FUERA

ny2¡A comenzar una nueva carrera! Es un año nuevo, y lo que fallaste en cumplir el año pasado, pues, ¡olvídalo!

Borrón y cuenta nueva. ¡Qué rico! Igual que cuando primero viniste a los pies de Jesús (Aunque sus misericordias son nuevas cada día, así que como cada mañana que te levantas…). Pero hay algo inspirador con un año nuevo… es como que toda la “carretera” que ya recorrimos no existiera, y levantamos la mirada a figurarnos qué meta o metas nos propondremos en este año fresquecito. Es buenísimo este empujón que nos da para correr en la dirección deseada.

Algunas metas que nos solemos poner son 1. Ahorrar más, 2. Ponernos en forma, 3. Leer nuestra Biblia más a menudo, 4. Mejorar nuestra relación con alguien, 5. Al fin hacer algo que hemos estado posponiendo, etc…

Mis metas del año nuevo son: 1. Sacar mi licencia de conducir sueca (es más difícil… y caro… de lo que suena), 2. Ir al gimnasio frecuentemente, y 3. Escuchar mejor a los demás.

¿Cuáles son las tuyas? Quizá tus metas sean más generales o se enfoquen más en tu relación con Dios, pero sean lo que sean, el proponerse algo y aprovechar el incentivo del año nuevo ¡es positivísimo!  En cuanto a esto les dejo estos versículos:

No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea *perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.“ Filipenses 3:12-14

Este fue nuestro texto de la Biblia lema cuando me gradué del colegio. Era lo que nos disparó al mundo como adultos independientes listos para cumplir nuestros sueños.

Pero tal vez para algunas de ustedes, este año nuevo es como mi año pasado: Cuando llegó esta fecha, la ignoré… no tenía las fuerzas ni la energía para levantar la mirada y ver qué metas me quisiera poner.

En años así, creo que la clave es no estresarnos por lo que nos rodea con personas llenas de energía, poniéndose metas e ignorar la presión de proponernos algo hoy.

Mejor no nos preocupemos, vendrán más años y este 1 de enero es un día más en tu vida. Descansa y enfócate en que tienes un Padre Celestial que dá las fuerzas para enfrentar este nuevo año. ¡Él no te soltará la mano!

 ”Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28

Así que si hoy andas con el pie en el acelerador, lista para correr… ¡aprovecha el disparo!: http://www.youtube.com/watch?v=00cCmjVAQ7M

Pero si no es tu año de corredora, sólo abre los ojos para ver que no estás sola, recuerda que cuando tú no tienes fuerzas, tu Padre camina por ti. Mira este video de René Gonzalez:

http://www.youtube.com/watch?v=ntUVkZLAhHA

con cariño,

Joanna Wood de García