A veces somos Eva…

frases-63

El significado del nombre “Eva” es “fuente de vida”.

¿Quién no ha escuchado de “Eva”?; “pareja idónea de Adán creada de una costilla de éste, la primera mujer en la existencia, creada en forma perfecta, hecha a imagen y semejanza de Dios. Fue la primera esposa y primera madre, con capacidad de tener comunión con Dios en santidad y justicia perfectas. Eva representa el último detalle de la Creación de Dios.”

 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

Podría extenderme en describir quien era Eva y definir sus cualidades más significativas, pero quiero enfocarme en cómo podemos identificarnos con Eva… Porque somos mujeres, somos hijas de Dios, creación del Padre, sensibles y atentas a lo que ocurre a nuestro alrededor. Hay veces que nuestras cualidades pueden jugarnos la vuelta, dejando entrar pensamientos y sentimientos contrarios a la voluntad de Dios y dirigimos nuestras acciones a donde no debemos, así como rendimos nuestro ser a Dios también podemos revelarnos lejos de su presencia y su perfecta voluntad.

No escribo sobre éste tema solamente porque lo he visto en otras mujeres; más bien lo he vivido en mi propia experiencia. Entre más madura soy, quiero aprender más de él, estoy enamorada de Dios, Él es mi refugio en todos los tiempos, es mi familia, es mi Salvador, en verdad estoy apasionada por El, por escuchar su voz… pero también debo decir que hay tentaciones fuertes que me hacen tambalear, Él dice en la biblia que tentaciones van a venir, pero que Él nos va ayudar, solamente que a veces quiero hacer las cosas a mi manera y a mi velocidad.

Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir. (1 Corintios 10:13).

Siento que hay veces que no puedo esperar por su voluntad y mi naturaleza humana me hace sentir que yo puedo hacer las cosas y creo que todo va salir perfecto o simplemente no pienso en las consecuencias de mis decisiones, olvidando que mis decisiones siempre van afectar a otros y entristecer el Espíritu de Dios.

A veces pensamos que está bien darle su espacio a Dios y lo “des-invitamos” de nuestro diario vivir cuando dejamos de orar, oramos sin fe, no leemos su palabra, no buscamos su presencia o dejamos de asistir a la iglesia; luego vemos el resultado final de nuestra conducta y todavía esperamos una respuesta de Dios sin antes haber preguntado “¿Señor cómo voy?, o  ¡toma el control!”.

No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; (Proverbios 3:7).

Eva quiso hacer las cosas a su manera dejando a un lado las órdenes que Dios les había dado en el huerto del Edén, ella escuchó y obedeció la voz de la serpiente (la voz del enemigo);  que la hizo pecar en contra de su Padre Dios, incluyendo en las consecuencias a su esposo Adán, Dios los destituyó del Edén y perdieron muchas bendiciones. Eva nunca consultó con Dios previamente antes de accionar (leer Génesis 3).  Es así como muchas de nosotras tomamos esa misma actitud de Eva y luego no sabemos qué hacer y a veces no sabemos a quién culpar sin pensar en nuestras acciones anteriores y sin haber orado y platicado con Dios.

La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. (Génesis 3:6).

Dios sabe que somos humanos como Eva lo fue y no nos condena a muerte, a Eva le dio otra oportunidad y así lo ha hecho con nosotros también, dándonos salvación, vida eterna y su amor. Dios no nos falla y nos ha dado a su hijo Jesús para rectificar nuestras vidas.

Deja entrar a Jesús en tu corazón y nunca lo dejes salir, instruye tu vida leyendo la biblia, debes estar en comunicación constante con Dios por medio de la oración, que Él sepa todos tus planes y sueños, escucha su voz atentamente y no dejes de asistir a una iglesia y ser parte de ella.

Te invito a que seas parte de nuestro “Club de lectura bella por gracia” donde aprenderás de la biblia y podrás dedicar más tiempo a la palabra de Dios. Envíanos un email a [email protected] y déjanos saber que deseas ser parte y cualquier inquietud que tengas.

Con mucho cariño,

Marina Behel,

Colorado

Octubre 2016