Cerrando mi boca

chisme

Te has dado cuenta cuando una persona sufre de alguna enfermedad contagiosa, como la influenza, el resfriado, faringitis y tantas otras, las demás personas suelen alejarse con temor a ser contagiados.

Cual sería tu reacción si estuvieras cerca de estas personas? Humanamente te resultaría difícil tener algún contacto físico sin pensar en que podrías terminar contagiado, cierto? Pues hoy meditaremos en una enfermedad que ha estado contagiando a la humanidad haciéndonos daño unos con otros sin darnos cuenta…

El chisme es habladuría comentario no verificado de carácter negativo que circula entre la gente y la murmuración es la conversación en perjuicio de un ausente.

»No hagan chismes de nadie, pero digan la verdad si así pueden salvar la vida de otra persona. Yo soy el Dios de Israel. Levítico 19:16 TLA

Ahora es muy común juntarnos con nuestras amigas y comenzar a hablar sobre la vida de otra persona, sin darnos cuenta terminamos criticando, juzgando y muchas veces hablando falsos, si porque aseguramos cosas que aun ni siguiera tenemos las evidencias necesarias para confirmarlo.

Conozco familias completas que sus reuniones se basan en chismes y murmuraciones de otros y lo disfrutan tanto, podría atreverme a confirmar que a veces disfrutan ver mal a otros y se ríen a carcajadas sobre algún defecto o equivocación de otra persona.

Cuando nos reunamos con nuestras familias seamos la luz que brille, evitemos el chisme y la murmuración, esta combinación es una dinamita muy venenosa. Busquemos maneras de pasar un momento agradable con nuestros más cercanos, hay mil cosas más que podríamos hacer juntos más que estar sentados hablando de otros.

»El que habla mucho, no sabe guardar secretos. No te juntes con gente chismosa. Proverbios 20:19 TLA

ALTO! Si así como cuando ves una señal de alto en las calles automáticamente paras, eso es lo que debemos hacer de ahora en adelante, poner mucho ojo en las conversaciones que tenemos en el trabajo, en la universidad, en la iglesia, en nuestras casas y en cualquier lugar en el que nos encontremos. Es momento de dejar de bombardearnos  y lastimarnos unos con otros, es momento de dejar de ver de pies a cabeza a las chicas y luego criticar lo fatal que se combinó, o de la extraña manera de camina peor aún hacer chiste de algún defecto físico.

Puede resultar difícil sobre todo para nosotras las chicas, que nos encanta dar nuestro punto de vista, cierto?  Pero no es imposible, busca alguna táctica para no hacerlo, muérdete la lengua cuando algo inapropiado está por salir de tu boca referente a alguien más.

Esta es una arma poderosa que nosotras utilizamos muchas veces cuando nos hacen daño, nos dedicamos a hablar mal de la persona que nos hizo daño hasta convencer a otros que piensen de la misma forma y cuando logramos nuestro objetivo, construimos un campo de batalla con muchos aleros. Piensa en todo momento, esto que hablamos le agrada a Dios? Realmente le hago daño a mi prójimo cuando hablo mal de ellos? Que tanto practico el chisme?

Pídele al espíritu santo en oración que te ayude a ser mejor y te ayude a refrenar tu lengua.

Aléjate, no te acerques a chismosos y murmuradores se contagia fácilmente.

¿Sabes cómo comienza una plática de chismosos? mira estas son algunas señales:

  1. “Yo sé que esto no es cosa mía, pero…” Y luego lo hace cosa de él.
  2. “Esto es muy confidencial…” Lo que quiere decir es que te voy a contar un chisme muy interesante.
  3. “Se dice que…” o “He escuchado de fuentes muy confiables que…” De esta manera él o ella que hable no tienen que aceptar la responsabilidad, sino que la deja con alguien más (la persona que se lo haya contado).
  4. “Te quiero contar esto y luego tu puedes sacar tu propia conclusión”. En esto también él o ella que hable no quieren ser responsable por las conclusiones que la gente podría sacar de lo que les dice.
  5. “¿Supiste lo que hizo Juana…?” “No, ¡contáme!” A la gente le encanta hablar del supuesto mal de los demás

Crees que no es malo, o demasiado exagerado? Mira lo que dice la palabra de Dios sobre el chisme y la murmuración:

»No hablen mal de otra persona ni digan mentiras en su contra. Éxodo 20:16 TLA

»El que es imprudente critica a su amigo; el que piensa lo que dice sabe cuándo guardar silencio. La gente chismosa todo lo cuenta; la gente confiable sabe callar. Proverbio 11:12-13 TLA

»El que es malvado y chismoso provoca peleas y causa divisiones. Proverbios 16:28

»El fuego se apaga si no se le echa más leña, y el pleito se acaba si no siguen los chismes. ¿En qué se parecen la leña y el peleador? En que la leña aviva el fuego, y el peleador aviva el pleito.

» ¡Qué sabrosos son los chismes, pero cuánto daño causan! Proverbios 18:8

Con cariño,

Rebeca de Ojeda, Guatemala