Compositora de canciones

img_8452

¿A quién no le gusta cantar?, en la regadera, o cuando vamos solos en el carro y le subimos el volumen a esa canción que nos trae recuerdos… canciones que hacen viajar nuestra mente y corazón, o canciones para adorar a Dios.

Hay canciones para todos, para toda ocasión, cuando estamos felices y sonrientes, también hay canciones cuando estamos tristes o cuando nos rompen el corazón; sobran las canciones cuando estamos enamorados y cuando nos quitan el amor a la fuerza.

Pero no podemos negar que las mejores canciones, letras y melodías son las canciones dirigidas a Dios, cuando le hablamos a Jesús por medio de nuestra melodía y sentimos al Espíritu Santo suavizar nuestro corazón incluyendo esas veces que se nos eriza la piel, y sabemos que es su presencia.

En un congreso de mujeres al que fui recientemente, aprendí a escribir Salmos; a no solamente escribir palabras lindas que describieran a Dios, sino a llenar mi corazón con tinta y escribir desde lo más profundo de mi ser. Me apasiona escribir y talvez no soy el Rey David que escribía esos Salmos tan profundos que bendicen a todos, pero estoy enamorada de Dios y de escribir acerca de su majestuosidad.

El significado de la palabra Salmo es:

Poema o canto religioso de los hebreos, dedicado generalmente a alabar a Dios.

Éste es un pequeño análisis de dos versos del Salmo 27:4-5 (Salmo de David)

Una sola cosa le pido al Señor, y es lo único que persigo: habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y recrearme en su templo. Porque en el día de la aflicción él me resguardará en su morada; al amparo de su tabernáculo me protegerá, y me pondrá en alto, sobre una roca.

¿Cómo vemos revelado a Dios en éste pasaje? Dios es hermoso, es alcanzable, protector, nos escucha, es eterno, fuerte y todo poderoso, proveedor, Señor de señores, rico y generoso.

¿Cómo Dios revela al hombre en éste pasaje? Alguien que cuestiona todo, estamos ausentes, somos vulnerables, en problemas, un desastre, somos hechos para compartir y no estar solos.

Me llama la atención la palabra “habitar” que aparece en el verso 4 de éste Salmo, es una palabra hebrea traducida a “Yashab” que significa: sentarse, permanecer, morar o vivir.

Si pensamos detenidamente cual es nuestra morada diaria… podemos llegar a varias conclusiones, mi morada, mi vivir podría ser: ¿En qué ocupo la mayor parte de mi tiempo?… ¿Qué ocupa mi mente?,  ¿De qué estoy preocupada?, ¿En dónde están mis pensamientos, mi alma, mi cuerpo?, ¿Me veo como una guerrera de Dios?, ¿Estoy vigilante a los ataques del diablo?, ¿Estoy magnificando a Dios con mis acciones?.

Con todo esto llego a la conclusión que mi morada y el lugar donde pertenezco es en los brazos de mi Padre, quiero agradarle con cada paso que doy, pasar más tiempo con El, invertir mi vida buscando su rostro y hacer crecer nuestra relación, soy una enamorada de mi Padre y con humildad y amor he escrito éste salmo que sale desde el fondo de mi ser:

“Señor, tu sabes todo de mí, tú me conoces desde que nací y aun antes, tú me guías todo el tiempo y sabes que he tratado de evitar los problemas que se avecinan e ignorar el presente. Quisiera que me libraras del dolor y la soledad, pero solo quiero hacer tu voluntad.

Te amo y te necesito, por favor no me dejes, quédate aquí y no te muevas de éste lugar. No quiero sentir que estoy cayendo, ésta vida es impredecible pero Tu No lo eres y es así como sé que tú eres Señor.

Tú eres todo poderoso, mi refugio, mi dador, sostenme en tus brazos mientras cierro mis ojos y descanso en t . Mi corazón reboza de alegría y mi sonrisa se vuelve como el amanecer, todo empieza a brillar y la oscuridad a desvanecer porque tú estás aquí, no tengo duda de tu amor y sé que tu mano toma mi mano y puedo saltar y volar con alas blancas porque me muestras que ésta vida no tiene límites y aún hay más que me enseñarás”

No guardes tu inspiración y tus talentos en una gaveta, si eres hija de Dios y te gusta escribir, toma papel y lápiz y deja tu imaginación volar, el Espíritu Santo está a la par de ti para llevarte de la mano y guiarte, busca habitar en Su morada. Lee tu biblia, ora y busca intimidad con Dios, Él es tu inspiración.

Con mucho cariño,

Marina Behel, CO

Noviembre 2016