Confiando en mi Pastor

El salmo 23 es un Salmo conocido por muchos y memorizado por otros tantos más. Es un Salmo del rey David que no se sabe la fecha en que fue escrito, puede ser que David lo haya escrito cuando era joven y pastor de ovejas o bien cuando era ya viejo y rey del pueblo de Israel.

Lo que sí sabemos es que David; dependía completamente de Dios cuando escribió este salmo… Es un Salmo que nos da fortaleza y es palabra de Dios que se vuelve vida y verdad cuando sale de nuestra boca alineada con nuestra mente y corazón.

¿QUE NOS ESTÁ DICIENDO CADA VERSO DE ESTE SALMO 23?

1 Jehová es mi pastor; Esta oración muestra nuestra relación con Dios y de cómo dependemos de Él… Nada me faltará. Sé que Dios ha provisto y seguirá proveyendo para mis necesidades.

En lugares de delicados pastos me hará descansar; Dios provee descanso cuando entro en su reposo… Junto a aguas de reposo me pastoreará. De El recibo tiempos refrescantes para mi ser.

Confortará mi alma; El me sana cuando estoy herida… Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. El mismo provee guianza para cumplir su propósito que tiene para nosotros, su nombre no será burlado y nosotras sus hijas tampoco.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, Las pruebas y las tormentas van a venir a nuestra vida… No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; pero confío plenamente en ti Señor que nunca me dejas. Vas delante y atrás de mí sin dejarme resbalar o caer… Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. La protección de Dios me rodea y me da resistencia y disciplina en la adversidad.

Aderezas mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores; tengo esperanza en todo momento y en vez de desanimarme tengo gozo… Unges mi cabeza con aceite; Me consagras, me unges y me apartas solamente para Ti… Mi copa está rebosando. Su provisión es abundante para sus hijos.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Bendición para los que caminan de su mano… Y en la casa de Jehová Dios nos provee seguridad, una casa donde morar en sus brazos bajo sus alas y en intimidad con El en cualquier momento del día… Moraré por largos días. Por medio de Jesús tenemos vida eterna, nuestra vida no termina aquí en la tierra, nuestra esperanza va más allá.

…Nunca pienses que Dios tarda y olvida, espera en El, resiste y permanece porque estamos seguras en El… Confiar pacientemente es una de las formas de esperar la voluntad de Dios…

Con mucho cariño,

Marina Behel, Colorado

Bella por gracia

Marzo 2017