Dedicandome a mis hijos

pies madre e hija

Cierro mis Ojos y aún, claramente, puedo ver aquella niña de no más de 5 años, recibiendo el beso de despedida de su Mamá, puedo ver esos ojos llorando cada vez que su Mamá se iba a trabajar. Cuánto me hubiera gustado tener a mi Mamá tiempo completo, a lo largo de mi vida siempre vi repetidas veces esta escena, quizá siempre sentí ser la victima de esa ausencia de Mamá, pero ahora me pongo en el lugar de mi Mamá y pienso cuanto le dolía a ella dejarme…..

Siempre pensé desde muy pequeña que cuando me casara y tuviera hijos yo no quería ver ese cuadro de una niña o un niño llorando y diciéndome “no te vayas Mamá”. Los años pasaron y cada día es más normal que Mamá y Papá trabajen para sacar adelante a los hijos, por esa misma razón aun estando soltera empecé a orar y le pedía a Dios que me concediera ese anhelo de estar tiempo completo con mis hijos cuando los tuviera. Muchos años después me case, resulte embarazada y nunca faltaron las preguntas:

¿Vas a dejar de trabajar?

¿Quién te cuidara a tu bebé?

Quiero contarte que Dios responde y cumple tus sueños de niña, y aun siendo ese un sueño, dar ese pasó de renunciar a tu vida profesional, laboral y dejar un sueldo no es fácil pero Dios no solo se ocupa de cumplir tu petición, El vela por cada detalle y se encarga de proveer y que nada falte.

Renuncias a lo que fuiste capacitada y lo que sabes hacer en mi caso el diseño grafico, por algo que te responsabiliza para toda la vida y que al igual que a un jefe debes servir, solo que esta vez ese ser al que sirves depende totalmente de ti y al principio no habla tu idioma, ni siquiera te dice si lo estás haciendo bien o no…..   Cada noche me pregunto si soy una buena Mamá lo cual me lleva a seguir buscando a Dios y orar por ella cada día.

Si tu estás viviendo algo similar quiero decirte que estas con la persona correcta, en el momento correcto, bastara que veas su sonrisa y que sientas sus caricias para que te des cuenta que hay veces que se vale darle pausa a tu propia vida para darle play a otra vida que apenas empieza.

No te olvides que aunque eres Mamá, siempre seras hija y por sobre tus Padres terrenales esta Dios atendiendo a lo que le pides, sabiendo que es lo mejor para tí.

Mateo 7:9-11

¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra?

¿O si le pide pescado, le da una serpiente?

Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Cuánto más su Padre que está en los cielos dará cosas buenas a  los que le pidan!

Con Cariño,

Leslie de Rodriguez, Guatemala

(Escritora invitada)