Detalles que llenan la vida

mateo 6-34

 Hay veces que la vida te sorprende y las cosas no salen como las planeaste, o al menos no ocurren como supuestamente lo imaginaste, como haber tenido una niñez feliz, haber compartido tiempo con tus papás y disfrutado de la vida junto a ellos, no pensaste que te iban a romper el corazón de esa manera tan brutal, no te casaste a los 22 como lo habías soñado, no te graduaste porque no habían los recursos para terminar de estudiar, llevas años esperando a tu príncipe azul, tu mejor amiga te juzgo y te dio la espalda, tu papá se fue de la casa cuando más lo necesitabas, tus amigos no están cuando más los necesitas…. Y te podría detallar una lista de planes inconclusos, planes retrasados o simplemente sueños rotos. Si sigues leyendo me imagino que en algún caso te identificas conmigo en algún punto…

Siempre tuve una imagen paterna, y veía a mi papá como el héroe de la película (como muchas de ustedes), él era mi admiración, mi adoración, mi ejemplo a seguir, el construyo una imagen única, especial y digna de seguir a cada paso, pero………. como el plan era otro y como a muchas les pasa, mi papá decidió cambiar de imagen, de héroe a nada más observador de la vida de sus hijos… buenooo esto suele pasarle a otras personas, no pensé que me iba a pasar a mí y a mi familia, he aquí otra familia rota, pero con esperanza, porque al menos había quedado la enseñanza de que existe un Dios y que puedo buscarlo siempre. No quise reclamarle a Dios, solo recuerdo haber llorado mucho de tristeza, sentí que me abandonaron sin ninguna razón, y decidí adoptar a Dios como mi papá. En ese momento empezó la aventura de mi vida que no tiene fin.

La vida que escogí me cambio el panorama de como visualizaba mi vida, siempre soñé con viajar a todas partes del mundo con mi mochila (porque tengo un corazón misionero) y a donde Dios pensara llevarme ahí yo iba estar!, y por desear tanto esta vida así es como sucedió pero con una perspectiva muy diferente que me ha hecho madurar y apreciar todo lo que hay en mi entorno, mientras dure. Vivo lejos de mi familia, amigos e iglesia, en otra cultura, otro idioma y otras costumbres, me gusta mi entorno, me gusta aprender de otros, conocer nuevas personas, probar nueva comida, clima variado, aprender nuevos acentos, etc., pero a veces extraño el lugar donde nací, en especial la gente, no es fácil vivir lejos de tu entorno original y veces la soledad invade y solo quisiera un abrazo de mi mamá, pelearme con mis hermanos, salir con los de la iglesia, platicar con mis amigas, pero no es posible hacerlo.

Tomé muchas decisiones, buenas y malas. Varias de esas malas decisiones me partieron el corazón, hasta sentirme que nadie me podía levantar del suelo, como en Twilight (New moon) cuando “Bella llora meses y meses porque Edward se va, le dice que ella no es para él, y deja a Bella con el corazón en la mano”. Así es como me sentí cuando me rompieron el corazón y puedo decir que me dolía tanto y solo deseaba que la pesadilla pasara porque me estaba carcomiendo los huesos. Cuando no!!! estas niñas buscando amor donde no lo van encontrar, y poniendo a Dios en segundo lugar… esa niña era yo. Pero como un día decidí que las aventuras de mi vida quería vivirlas con Dios, no me aleje de Él, y entro de nuevo mi héroe en acción a rescatarme, me restauró, me amó y me abrazó cuando yo estaba en el suelo.

No podría dar recuento de todas las lágrimas que han corrido por mi cara, ni podría contar cuantas lágrimas Dios ha secado de mis ojos, no podría expresar cuantas veces me ha abrazado cuando la tristeza ha invadido mi cuarto, ni podría describir cuan amada me siento cuando Él está aquí a mi lado. Es mi mejor amigo, es mi amado, es mi héroe y es todo lo que tengo.

Creo en Dios como una niña, corro a sus brazos siempre que lo necesito, y como todo buen papá, me muestra sus detalles a mi vida; me dio una familia que extraño mucho, me dio un esposo guapo, amoroso, bueno y digno de respetar, me regaló una bebe hermosa que aún está en mi vientre y la puedo amar con todo mi ser, tengo amigos en muchos lugares, de los que cuido y cuidan de mí, me da sueños que parecen inalcanzables pero que los va haciendo realidad….. No me deja de sorprender, me llena la imaginación y yo solo me dejo llevar porque un día prometí hacer Su voluntad.

Esta semana estaba viendo en la tv. un anuncio de goma de mascar o chicle y fue un anuncio que me hizo llorar como niña y darme cuenta que aunque paso muchas horas sola, Dios sigue estando aquí conmigo, y que no importa en qué lugar de este planeta yo esté, Dios ahí va estar, no hablo de un amigo invisible, hablo de mi héroe, del rey más poderoso que vive, del dueño del oro y de la plata, y del papá más detallista que existe!!! A veces los detalles pequeños son los que llenan la vida y aquí les dejo el video de 1 minuto que me tocó el corazón:

Dios tiene cuidado de cada una de nosotras “sí lo dejamos”, el puede ser nuestro héroe y llenar de detalles nuestra vida, pero debemos dejar de tomar el control de nuestra voluntad y dejarlo a El ser. Las situaciones por las que cada una está pasando en este momento son lo que necesitamos para crecer y madurar, he aprendido que Dios permite las situaciones difíciles en nuestras vidas para ensenarnos y para glorificar su nombre, estoy de acuerdo con Dios en esto porque Él sabe que es lo mejor para mí, y su mente es tan inmensa que mi cerebro no lo puede comprender a veces. Es lindo dejarse llevar y confiar en Él, porqué sé que no me va abandonar nunca.

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?  Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Porque los *paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. Mateo 6:26-34

  Con cariño, Marina Behel