Día del Padre

Puede sonar muy cliché o muy cursi (ya que el mes de Junio en Guatemala y algunos otros países se lo dedicamos a los padres), pero este devocional deseo dedicárselo a mis 3 padres (mi papá biológico, mi papá de crianza y mi papá celestial).

A mi Papá biológico, gracias por darme vida y cuidarme el poco tiempo que la vida nos permitió estar juntos.

A mi Papi de crianza, puede que muchas veces no te exprese lo que siento, te admiro mucho y te agradezco que me adoptaste como tu hija desde los 2 años, que me has cuidado desde entonces y aun lo sigues haciendo (aunque te hagas el duro), gracias por enseñarme que se puede amar a un hijo sin ser tuyo y enseñarme a superarme en la vida, a no conformarme a buscar el escalón más alto. Gracias porque las veces que me enfermé, me caí, que tropecé; estabas tú, alentandome, levantando, desvelándose, incluso en mi primer choque de carro cuando aprendía a manejar. Te pido perdón por la veces que fallé o no llegué a llenar tus expectativas, pero puedo decirte que he aprendido mucho en este largo tiempo juntos. Gracias por enseñarme a soñar y a entregar la milla extra en todo lo que hago. ¡Te amo Papi! ¡Eres mi súper héroe!

A mi Padre Celestial, gracias por amarme mucho antes de que fuera concebida, tanto así que diste a tu hijo unigénito en la cruz por mí, que perdonaste mis pecados mucho antes que los cometiera, que como buen pastor fuiste a buscarme cuando estaba perdida, cuando más lo necesite, me enseñaste que me amas de tal manera que en los momentos más difíciles de la vida eres tú quien me carga para aligerar mi paso y el peso de la batalla.

Me has limpiado y enseñado a dejar el pasado atrás, y a ser una nueva criatura. Aún recuerdo ese día tan especial que entregué mi vida a Cristo, fue en una noche de fogata y una amiga y hermana muy especial se acercó a mí y me guió en la oración de Fe; desde entonces los tiempos no han sido fáciles, pero ahora sé que tengo un Padre Celestial que está de mi lado y que soy hija del Rey de reyes, Señor de señores y eso me fortalece, me hace soñar y creer en todas las promesas que Él ha dado a mi vida y también tiene muchísimas promesas a tu vida.
Dios tiene planes y propósitos para ti, créelo y aférrate a ellos, no importa cuan difícil sea lo que estés pasando en este momento, mi Padre Celestial también es tu Padre Celestial y está a tú lado en este momento dándote ese abrazo de amor que necesitas.  

“Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré, te puse por profeta a las naciones.” (Jeremías 1-5).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16 ).

“Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come. Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? 5 Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; 6 y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.” (Lucas 15, 1-7).

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas” (2 Corintios 5-17).

Con mucho cariño,

Joana de Ochoa

Guatemala 2019