El amor como un estilo de vida

 

Cuando pienso en el amor mi mente se enfoca en Jesús, para mi Él es el máximo ejemplo de amor en mi vida, cada vez que aprendo más de la vida de Jesús, su forma de hablar, como todo lo que Él hizo lo hizo por amor y con amor;  Mi corazón anhela seguir sus pasos y poder reflejar su amor a las personas que me rodean.

A través de este devocional quiero alentarte a reflejar el amor que fue depositado en tu corazón. Ese amor auténtico que extrae lo mejor de nosotros, esa persona que queremos llegar a ser.

Leí un libro en el cual describían el amor en siete cualidades que me gustaría compartir contigo: Amabilidad, paciencia, perdón, cortesía, humildad, generosidad, sinceridad.

Te motivo a meditar en cada una de ellas y que las puedas recordar cada día de tu vida para actuar en todo momento con amor, aun en los momentos difíciles donde no es tan fácil dar una sonrisa o una palabra amable a alguien que nos ha lastimado.

Recordemos que todas las personas necesitamos amor, y tú puedes ser el instrumento para recordarle a quienes están a tu alrededor que el amor es real y que lo podemos demostrar con pequeñas acciones, como por ejemplo: haciéndoles saber el valor que tienen para nosotros, un abrazo, una sonrisa, cediendo el paso peatonal o bien en tu automóvil, una nota de buenos días o una llamada. También podemos hacer preguntas como: ¿Qué puedo hacer para que tu día sea más productivo? ¿Cómo puedo ser una mejor esposa, hija, amiga? ¿Cómo puedo ayudar?

Convirtamos del amor un estilo de vida, como la biblia lo dice: “Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón. Proverbios 3:3 NVI

Es importante que nos llenemos de su amor para poder dar a otros y si aún no has recibido a Jesús en tu corazón te invito a que lo hagas a través de una oración (puedes escribirnos [email protected]).      Jesús llenara tu vida de amor y gozo.

“Éste es mi mandamiento: Que se amen unos a otros, como yo los he amado.” Juan 15:12

Dios es amor y el amor es real.

Con amor,

Ana Lucia Camp

NYC