El don de ser madre

La maternidad va más allá de preparar biberones, largas noches, cambiar pañales, cansancio permanente, berrinches, lloriqueos y una casa en constante desorden. Si bien es cierto, no todo en la maternidad es tan bello como al principio lo imaginamos, es un reto, un reto de valientes, un reto maravilloso.

La maternidad va mas allá de los consejos de familiares y amigos, que muchas veces se vuelven una presión y carga a nuestras vidas.

La maternidad es bella y es un regalo precioso de nuestro buen Dios, nuestros hijos son hermosa obra de Dios.

Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, mi alma lo sabe muy bien. Salmos 139: 13-14 (RVR1960)

Nuestro padre celestial nos da una herencia, llamada: hijos.

He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos de la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado. Salmos 127:3-5 (RVR1960).

Desde el principio las mujeres hemos sido bombardeadas por ideas falsas sobre la maternidad, pero Dios en su palabra le da un valor increíble. Dios fue quien nos diseñó a las mujeres para tener hijos, ¿has imaginado esa obra maravillosa ocurriendo en nuestro vientre? Dios mismo entretejiendo a un ser bello dentro de nosotras, ese milagro de vida en nuestro vientre.

Disfruta esta hermosa virtud, no importa en que etapa de la maternidad te encuentras, con bebés recién nacidos, con niños pequeños, con adolecentes o adultos. Tú tienes un poder increíble, de conducirlos y guiarlos a los caminos de nuestro buen Dios.

Salmos 127:3: “Como saetas en mano del valiente…”, la idea es que formemos a nuestros hijos con base a la palabra de Dios y los entregamos para bendición en medio del mundo que les rodea, capacitándoles para que honren y amen a Dios por sobre todas las cosas, somos instrumentos de Dios para guiarlos y apoyarles en los dones y talentos que Dios les entrega para honra y gloria a El.

Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6 (RVR1960)

Así que no te desanimes, no desistas, tú puedes, tienes la capacidad, el cansancio que estás pasando en este momento, si eres mamá primeriza y reciente, no es permanente, es una etapa, la maternidad es tan bella, que su diseño se basa en etapas. Siéntete privilegiada y goza este hermoso regalo de ser mamá.

No importa si eres mamá soltera, mamá primeriza, mamá joven, mamá de adolecentes… Brilla y ora a Dios, de Él vendrá la paciencia, la sabiduría, la bondad, la fuerza y el ánimo.

Sus hijos y su esposo la alaban y le dicen: Mujeres buenas hay muchas, pero tú eres la mejor de todas. Proverbios 31: 28-29 (DHH)

Con todo mi amor y cariño,

Rebeca de Ojeda, Guatemala

Bella por Gracia

Mayo 2019