El mejor regalo de la navidad

juan316

Estamos en la época más linda del año, luces de colores, árboles de Navidad, Santa en los centros comerciales, posadas, ponche, y cohetes. Pero sobre todo, sin olvidar el motivo de nuestra celebración, el nacimiento de Jesús en la tierra. El hombre que revolucionó a la humanidad, el que provoca que todo se paralice el 25 de diciembre, el comercio es cuando más vende, no importa si son ateos ellos también venden o compran, pero de que hay celebración si lo hay. La época de fiestas, reuniones con amigos y con familia, una época de celebrar.

Motivadas por Jesús celebramos su nacimiento, hoy celebramos que vive en nosotras a través del Espíritu Santo. Somos sus representantes en la tierra, portadoras de esa paz y gozo que caracterizan a nuestro Señor, somos sus hijas amadas que a pesar de las dificultades, aquí estamos, permanecemos de pie como los árboles. Nada nos doblega, nada ni nadie debe quitarnos esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Donde estemos propiciémosla, en casa, trabajo, iglesia o universidad. Esto es lo que nos hace celebrar la Navidad, el verdadero motivo es Jesús, no hay nadie más.

Encontramos la promesa de Dios en el Antiguo Testamento en el libro de (Isaías 9:6) “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.  Esta cita es una prueba de que las promesas de Dios se cumplen, esta es acerca del nacimiento de su único Hijo, que se anuncia a la tierra.

Jesús vino a vivir como hombre, en otras palabras vino a ponerse en los zapatos del ser humano, vino a dar su vida por la humanidad, porque solo con sangre derramada hay perdón de pecados y él se ofrece a ser sacrificado, para que tengamos vida eterna, esta es la verdadera “celebración de navidad” su vida a cambio de la  nuestra, no hay mayor expresión de amor de ningún ser humano como la que demostró al venir a nacer. Celebremos con alegría y gozo porque somos libres en él. Demos regalos a quien podamos, al que no tenga y lo necesite, o invitemos a nuestras casas a quien no tiene donde pasar la noche de navidad y hablemos de ese acontecimiento de hace 2,000 años a quien podamos, hay mucha gente triste o sola y es el momento de hablar de Jesús.

Que el mundo se entere que es lo que nos hace felices, no solo es en diciembre sino siempre, contagiemos a otros con nuestra felicidad, los regalos que demos, deben ir acompañados de un “Dios te bendiga y te guarde y que su amor y paz te acompañen”. Recordamos  que lo que recibimos fue por amor, pero del “perfecto amor”, el vino al mundo como niño, para experimentar en carne propia como vive un ser humano con todas las emociones, tristezas, alegrías que vivimos, solo que él no pecó. Vivió como un niño que toma pacha, que llora porque tiene hambre, experimentó la caída del primer diente y todas las aventuras que pasa una madre con sus hijos.

De nada sirve que demos regalos y sonrisas por aquí y por allá, sino aceptamos que él es real, que no se puede vivir sin Jesús en nuestras vidas. Guatemala y los demás países pueden ser diferentes si se predica del amor de Dios, el desea tener  una relación con el hombre independiente de su  raza, clase social, color etc.

Tenemos a un Dios amoroso que redimió nuestros pecados. Una cita que no debemos olvidar y memorizar es: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su único Hijo  que todo aquel que en él cree no se pierda más tenga vida eterna” (Juan 3:16) Jesús es nuestro mayor regalo, es un regalo de vida, pero sin límite de tiempo, nos espera la mayor aventura que nos podamos imaginar, la trinidad y nosotras juntos hasta el infinito. Celebremos a Jesús nuestro redentor!!.

Con el amor de Jesús

Lesbia de Tobías

Guatemala