Favor de Dios que no merezco

Hace un par de días tuve una conexión increíble con Dios mientras escuchaba a Jacobo Ramos (Cantante y Pastor), mientras él ministraba y cantaba la canción “Si acaso se me olvida” sentí una sensación de paz y amor dentro de mí, sentí como Dios me abrazaba y me hablaba, y me hizo recordar que muchas veces puede parecer que todo marcha a la normalidad y que no tenemos problemas que nos afecten, pero sin darnos cuenta, pequeñas cosas o situaciones que estamos viviendo nos alejan de la presencia de Dios.

A pesar que soy una persona que siempre tiene comunicación con Dios, predico su palabra y le sirvo de todo corazón, me encuentro en una etapa donde me he visto confrontada en muchas áreas personales de mi vida y no porque precisamente esté viviendo en pecado, sino porque en la vida emocional he pasado una serie de situaciones que sin darme cuenta habían estado afectando mi interior (autoestima), mismas situaciones habían hecho que sintiera que las cosas que hacia eran en vano, que las cosas que yo anhelaba  nunca pasarían y que lo que sentía que era mi llamado en Dios no era verdaderamente lo que yo pensaba.

Mientras escuchaba a Jacobo recordé que necesitaba regresar al lugar de mi encuentro con Jesús, al lugar donde la pasión por lo que hacía y por lo que yo era como hija de Dios se encontraba y fue en ése momento que con lágrimas en los ojos supe que lo que necesitaba era reconocer que no tengo el control de todo, necesitaba entregarle a Dios todas esas cosas que escapan de mis manos; mientras más reconocía que necesitaba de ese favor inmerecido en éstas áreas de mi vida, una paz incomparable se empezó a sentir dentro de mi interior y sentí como el amor de Dios me rodeaba y me decía que no estaba sola que Él se encontraba junto a mí, luchando por mi debilidad.

Y no es que ya todos esos pequeños problemas se hayan resuelto y que sienta que todo está perfecto, pero empiezo a sentir la gracia y favor de Dios que me dan paz.

Y aunque sé que soy imperfecta y que muchas veces le he fallado a Dios, Él siempre me espera con los brazos abiertos en el lugar donde empezó nuestra amistad.

No sé qué situación estés viviendo, que pecado estés cometiendo o cuan alejada de la presencia del Señor te encuentres, pero hoy El Señor te dice “Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en tu debilidad” (2 Corintios 12:9 NVI).  Éste es el momento en el cual debes entregarle todas tus cargas y problemas a Dios, entrega tu vida por completo, porque el Señor quiere utilizar tu debilidad para mostrarse al mundo, para demostrar que a través de personas imperfectas, Él puede mostrar su perfección.

En nuestra debilidad podemos sentirnos más fuertes porque dejamos de hacer las cosas con nuestras fuerzas y comenzamos a hacer todo con la fuerza y gracia de Dios.

Te invito a escuchar ésta canción y que regreses al lugar donde tu amistad con Dios comenzó, regresa aquel día donde tu pasión por vivir para Dios comenzó.

Si te sientes sola o estás viviendo una situación donde necesitas oración puedes escribirnos a [email protected] ¡No estas solas, nosotras queremos orar por ti!

Con todo mi cariño

Tu amiga

Astrid Rosales (Guatemala)