Habilidad que no tengo

contigo

Todos los días enfrentamos diferentes circunstancias o problemas que pueden requerir diferentes cualidades o habilidades para enfrentarlas. Por ejemplo; tener la habilidad para hablar en público sobre cualquier tema, poder defender tu examen privado, tener que dar una presentación ante una junta directiva o el Gerente del lugar donde trabajas, la primera vez que debes cambiar la llanta pinchada del carro y no sabes cómo hacerlo, en fin, siempre enfrentamos circunstancias que puedan demandar habilidades que no poseemos.

No todas las personas son tan optimistas para pensar que pueden llegar a tener las habilidades necesarias para lograr resolver un problema o dificultad. En la biblia podemos leer la historia de Moisés y como Dios lo envía a hablarle al Faraón. Moisés era una persona que tenía dificultad para hablar en público y no creía que era capaz de poder hablar frente a una autoridad tan importante como el Faraón (el rey de Egipto).

Así que dispónte a partir. Voy a enviarte al faraón para que saques de Egipto a los israelitas, que son mi pueblo. Pero Moisés le dijo a Dios: —¿Y quién soy yo para presentarme ante el faraón y sacar de Egipto a los israelitas? Éxodo 3:10-11 (NVI).

Moisés creía que era capaz de lograr la tarea tan complicada que Dios le había enviado, pero Dios le afirmó que él estaría ahí, sería capaz de lograrlo.

Yo estaré contigo —le respondió Dios. Éxodo 3:12 (NVI).

Debemos confiar en que, si no poseemos la habilidad o el talento para realizar algo, Dios es capaz de dárnoslo y hacernos capaces de lograr cualquier cosa. Si eres tímido y te cuesta hablar, si hay una clase en la Universidad que parece imposible, conseguir el trabajo de tus sueños, aprender hablar otro idioma, aprender a tocar un instrumento, hacer ejercicio constantemente y comer lo que es necesario, no te desanimes porque Dios es el dueño de todos los talentos y capacidades por lo que Él puede dártelos si los pides con fe y confías en que puedes lograr cualquier cosa contando con su apoyo.

Puede que a tu alrededor mires a personas que si tengan esa habilidad y tu pienses que jamás la tendrás, pero si la pides con fe y eres esforzada podrás alcanzar cualquier cosa que te propongas. Las palabras que salen de nuestra boca determinan lo que somos.

Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios. Proverbios 18:20-21 (NVI).

Les aseguro que si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar”, creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá. Marcos 11:23 (NVI).

Así que la próxima vez que pienses que no puedes… vete al espejo y di a ti misma que eres capaz, que lo puedes lograr, ya que Dios te puede dar la habilidad o el talento y sobre todo porque él esta de tu lado. Pídele a Dios con fe esa habilidad o talento que necesitas, creyendo que ya lo tienes, agradeciéndole a él porque lo tendrás y Dios así lo concederá.

Con cariño,

Evelyn González

Guatemala

Abril 2016