HAZ DEL 2015, TU AÑO…

Terminamos un año más, las posibilidades por comenzar la carrera de nuestros sueños está en nuestras manos para lograr verlos hecho realidad en este 2015.

Sin embargo, puede que tu caso sea difícil pues el año que acaba de terminar no trajo nada bueno para ti. Y sientas que para ti no hay ilusión, no hay posibilidades ni recursos para que tus metas se hagan realidad… por eso hoy quiero animarte avivar el fuego que hay en ti.

“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1: 6-7

Dios a través de este versículos nos da el consejo, que debemos avivar el fuego en nuestros corazones. Es decir, no debemos estar estáticos, sin ánimos y sin fuerzas para luchar. Debemos caminar en la fe y en el poder que se nos ha dado por medio de su gracia.

¡HAZ DEL 2015, TU AÑO!

Si habías decido sepultar tus sueños, hoy quiero que los despiertes y los pongas en manos de Dios. Pues no debe haber circunstancia adversa que logre hacer que te des por vencida. Puede que en el 2014 no hayas alcanzo ninguna de tus metas y haya habido problemas para todas las áreas de tu vida. Pero hoy quiero que olvides lo que no se logró y pongas en manos de Dios los anhelos de tu corazón, que te pongas ese traje de Guerrera de Dios y salgas a luchar por alcanzar cada uno de esos sueños que tienes. La Biblia dice que Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, ¿A qué le temes en este 2015? ¿Cuáles son tus limitaciones? Recuerda que “Todo lo puedes en Cristo que te fortalece” que “Si Dios está contigo, quien contra ti”. Él es fiel, nunca nos ha fallado y jamás lo hará. Dios conoce los anhelos de tu corazón, y quiere cumplir cada uno de ellos, él te ha dado ese poder para salir vencedora pero está en ti que ese poder salga a luz. Claro que habrá problemas, obstáculos y circunstancias que atrasen la llegada de nuestros sueños, pero debes luchar y trabajar por vencerlos para llegar a la meta.

Además nos ha dado espíritu de amor, pues el amor de Dios hecha fuera todo temor, el amor es la fuerza más grande que existe en el mundo, pues TODO lo creen TODO lo espera, y TODO lo soporta. El AMOR no se afana, solo confía. Puede que digas que le temes al que pasará mañana, que por no tener trabajo apenas lograrás tener para comer y que debes abandonar tus sueños, pero en realidad si confías en Dios no debe existir temor en ti, sino solo AMOR y PASIÓN por luchar por tus sueños. A pesar de cual sea tu circunstancia debes soñar en grande, claro está que hay que tener siempre los pies en la tierra, pero también debes tener la mirada puesta en Dios. Si de verdad amas algo y quieres tenerlo, deberás luchar por alcanzarlo.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. 1 Juan 4:18

Y por último, nos ha dado un espíritu de dominio propio, el cual nos ha sido dado para saber resistir a la tentación, a controlarnos en esos momentos donde las pruebas llegan y el camino más fácil es darnos por vencidas. Ese espíritu que te dice “se paciente”, pues en los momentos de prueba son donde más tentaciones el diablo nos pone para alejarnos de Dios. Pero debemos recordar que Dios cuida de nosotras y que él sabe que podemos resistir aun en las pruebas. Si sabes confiar en Dios y someterte a sus tiempos, si sabes resistir al diablo, éste huira de nosotros. Y así vamos a ir encontrando la salida a los problemas y encontrando nuevas formas de hacernos más fuertes. Pues cuando vencemos un obstáculo nos hacemos más grandes y fuertes en el poder del Espíritu Santo.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. 1 Corintios 10:13

 

Por eso hoy querida BELLA, que tu 2015 no sea como el refrán que dice « Sin metas, y planes para alcanzarlos, usted es como un barco que ha zarpado sin destino », un año sin metas ni sueños, un año sin destino. Empieza este año confiando en Dios, navegando en sus manos, no te conformes con lo que ocurre ahora, no te aferres a tu circunstancia actual. Camina, cree, confía y lucha por que el 2015 pinte un paisaje diferente… un paisaje donde tus sueños comiencen hacerse realidad.

Esto te lo dice una BELLA que ha tenido muchas veces que atrasar sus sueños y dejarlos en las manos de Dios, pero que sigue luchando y que ha visto que cuando se ponen los sueños en manos de Dios, el los cumple en el momento perfecto.

Con mucho cariño,

Astrid Rosales (Guatemala)