La vía corta o la vía larga, ¿Cuál escoges?

Cuando El Señor escuchó y vio que su pueblo estaba sufriendo como esclavos en Egipto, con gran poder y gloria descendió para librarlos de los egipcios y sacarlos de ese país para llevarlos a UNA TIERRA BUENA Y ESPACIOSA, TIERRA DONDE ABUNDAN LA LECHE Y LA MIEL. (Éxodo 3 NVI).

Dios se propuso sacarlos de Egipto y llevarlos a un lugar mejor, así que usó a Moisés para ésta travesía… Después de las 10 plagas que Dios envió sobre los egipcios finalmente Israel salió hacia su promesa, hacia su tierra, hacia lo que Dios tenía para ellos (Fueron libres de su esclavitud) (Éxodo 12:37-42 NVI).

PERO……….El Señor vio sus corazones (¿Qué pudo ver el Señor en sus corazones?) y se dio cuenta que, si los conducía por el camino corto no valorarían lo que él hizo y lo olvidarían pronto, así que decidió llevarlos por la vía larga (o difícil) que es cruzar el desierto….. Y ES AQUÍ CUANDO REALMENTE EMPIEZA LA PRUEBA DE ISRAEL…Frases-44

Al ver que los Israelitas empezaron a murmurar y “desear” regresar a Egipto para seguir con la vida que tenían porque pensaban que era mejor a lo que iban a recibir (La promesa de Dios), empezaron a desear todo lo que había en Egipto, mejor comida, comodidad etc etc etc, en ese momento su desierto se volvió 40 años que originalmente hubieran sido pocos días, (Un dato curioso que para muchos puede ser sorprendente es que de Egipto a Canaán hay aproximadamente 390 kilómetros, lo que vale decir que Israel hubiera tardado aproximadamente en llegar un mes, caminando diario 13 kilómetros.) pero a causa de su ACTITUD y DESOBEDIENCIA, El plan de Dios tuvo que esperar y su plan NO era tenerlos en el desierto por 40 años. (Éxodo 13:17-18)… pero su actitud de desierto los hizo permanecer 40 años en prueba para que se dieran cuenta que sin Dios ellos no podían hacer nada….¿Sabes que significa estar en el desierto?… creo y estoy segura que muchos de nosotros hemos estado en un desierto. Tal vez no físicamente pero si espiritualmente… te voy a explicar… si lees la historia en todo Éxodo y Números tal vez pensarás “que necios esos israelitas” “como pudieron no creerle a Dios si su presencia iba con ellos a todos lados” “como pudieron dudar de Él, si miraban cada uno de los milagros”…”que malagradecidos eran esos israelitas”…. Y muchas expresiones más…PERO aquí viene lo mejor…

¡¡¡SOMOS IGUALES QUE ELLOS!!!! Somos necios como los israelitas por que el Señor nos habla y en su infinita gracia nos muestra lo que debemos hacer y no lo hacemos, sino que terminamos haciendo nuestra voluntad, no le creemos a veces a Dios sus promesas para nuestras vidas y tendemos anhelar lo que hacíamos antes o teníamos antes, seguimos dudando de El aun viendo que cada día es un milagro en nuestras vidas, que cada día no nos falta nuestro pan, ropa, trabajo, salud, etc etc, somos malagradecidos con Dios, porque no vemos todo lo que él hace día a día.

Así que llega nuestro momento de ir al desierto, solamente en el desierto es cuando buscamos de Él, porque realmente lo necesitamos, nuestro desierto, son momentos de prueba que nos enseñan a depender de Él y ese momento de prueba dependerá de tu ACTITUD Y OBEDIENCIA, tú decides si tu prueba es de 40 días (camino corto para tu tierra prometida) o de 40 años (camino largo para recibir tu bendición o promesa).

Me encanta éste comentario que hace la pastora Joyce Meyer “ Vemos que los israelitas tuvieron que aprender a ADORAR a Dios en el desierto, HONRARLO y OBEDECERLO, mientras estaban en camino a la TIERRA PROMETIDA, cuando el viaje era difícil. Dios nos pide hoy, como antes a los israelitas que lo adoremos y confiemos en El cuándo el viaje de la vida se pone peliagudo (difícil), Él sabe que no lo adoraremos constantemente durante los buenos tiempos si no lo adoramos en los tiempos difíciles, también sabe que nuestra confianza en Él se desarrolla y refuerza en los apuros y no cuando todo nos va bien”.

Así que… Siempre estaremos en prueba… aun siendo cristianos… (Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡¡Anímense!! YO he vencido al mundo Juan 16:33 NVI)… eso no nos quita que todo sea perfecto y hermoso… tenemos que pasar pruebas porque esto nos ayuda a depender de Dios y estar delante de Él en constante adoración, reconociendo que sin Él nuestra vida no tiene sentido. Los desiertos nos ayudan a adorarlo a exaltar su nombre en todo momento y a depender de Él.

De tu ACTITUD Y OBEDIENCIA depende el tiempo de tu prueba. ¿Quieres que tu prueba sea corta? Mantén una actitud de adoración ante el Señor ó ¿Quieres pasar 40 años en tu desierto “prueba”?.

La decisión es tuya. Te invito a que leas Deuteronomio capítulo 8, me hubiera gustado escribírtelo todo pero prefiero que tú lo leas con un corazón dispuesto.

Abrazos,

Agueda Borrasca

Buffalo, NY