“Propósitos de Principio de Año, de medio año, de último bimestre del año… Propósitos.”

nyEstamos a solo unos cuantos días de Año Nuevo. El año 2014 de nuestra era. Si estás leyendo esto, ten por seguro que tuviste un gran 2013. Puede que no recibieras todo lo que querías, o que no todas tus oraciones fueron contestadas, o que perdiste alguien muy querido, o simplemente sentiste que sobreviviste, no disfrutaste, pero, estas viva, hay una nueva oportunidad que se presenta ante ti.

Es probable que ya todas estemos acostumbradas a estas alturas del año a escuchar sobre los famosos “propósitos de año nuevo”. Cada diciembre nos proponemos metas, para iniciar el año con pie derecho, con un objetivo claro que deseamos hacer. ¿Quién de ustedes realmente ha cumplido todas esas metas? Les aseguro algo… yo no.

He empezado años segura de que lograre todo lo que quiero. Empiezo con fuerza, ánimo y energía, pero para marzo, estoy muriendo de cansancio o ya olvide por qué deseaba alcanzar tal meta. Y sé que no soy la única. Muchas veces el tiempo no nos permite seguir con nuestro “plan”. Otras veces perdemos interés en lo que, creíamos, era lo más deseado. Otras veces, no tenemos los medios necesarios para alcanzarla. Sea cual sea tu caso, te tengo una gran noticia… aún puedes lograrlo. Recordemos Josué 1:9 “Ya te lo he ordenado ¡Sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes! El Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.”

No haber alcanzado nuestras metas anteriores no nos hace menos, es más, mirémoslo como una forma de preparación, de crecimiento, para así, alcanzarlas más fácilmente. Puede que aún te queden metas del año pasado, de hace seis meses o hace tres, aun de años anteriores, pero, recuerda que si realmente lo quieres, tienes que luchar por alcanzarlas. Crea un nuevo plan de “avance” y sobretodo: deja tus sueños en las manos de Dios.

No hay nada que se sienta mejor que dejar tus cargas en las manos del Señor. Te invito a que dejes que Dios haga este 2014 lo que Él quiera en tu vida. Deja que tus planes sean los que Él tenga para ti. Deja que Él guie tus pasos. Deja que Él entre a tu vida.

Empecemos este año no solo proponiéndonos metas, no solo soñando, no solo decidiéndonos a dar lo mejor de nosotros. Empecemos caminando junto al Señor, tomadas de su mano, confiando en que este 2014 será MARAVILLOSO.

Bueno Bellas, un gran abrazo, es un gusto poder escribir para ustedes 🙂

Carmen Rizzo, Guatemala

“Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Filipenses 3:13-14”