¿Qué es Navidad?

La fecha donde las estadísticas reflejan la más grande depresión en seres humanos, la época que más suicidios suceden, que el tráfico se hace más pesado, la época del estrés, de gastar más de la cuenta, de dar de lo que Dios te de, la época que circula la mayor cantidad de dinero en efectivo en el mundo.

Todos compran o venden; una locura total, causada por la celebración de la Navidad… El problema es que la mayoría no conoce ni valora el significado. La riqueza espiritual del verdadero significado de la Navidad… El hombre aún no lo ha valorado en su magnitud.

El Rey de reyes; la segunda persona de la trinidad, el Hijo del Dios Todopoderoso, se hizo humano, lo tenía todo en su gloria. Una sangre bendita derramada en una cruz por amor a la humanidad fue el sacrificio.

Nunca nadie en la existencia de la tierra ha nacido y nacerá alguien que se sacrifique por los 7 mil millones de habitantes que tiene el planeta hoy en día. Jesus vino a mostrar su misericordia, vino para rescatar y dar consuelo al que es despreciado y marginado. No distingue color de piel, todos en su reino tienen la misma oportunidad.

No vino a juzgar a nadie, vino a dar gracia, a perdonar al más vil pecador, al hombre más despreciable que pueda existir. Vino a salvarnos y nos hizo justos a través de su valiosa sangre.

Solo Él; como Dios podía dar ese amor incondicional, ese perfecto amor, sin esperar nada a cambio.

Hoy en nuestro presente, hay mucho por hacer. La noche de Navidad, en el momento de dar un abrazo y desear cosas de bien a otros, haz una pausa y busca estar a solas con él y decirle las palabras que te nazcan del corazón, dale las gracias por su misericordia derramada en nuestras vidas, ya que siendo estas imperfectas y pecadoras, tuvo misericordia y nos rescató para vivir con él por la eternidad.

Jesús de Nazaret, el hombre extraordinario, reinará y ese reino no tendrá fin. No te dejes seducir por las atracciones que el mundo ofrece, no te distraigas ni desvíes tu mirada de él. Dale todo honor y gloria solo a él.

No te olvides del hombre de la calle, de la gente que no tiene una familia, ni comida, ni vestido. Recuerda que casi siempre es una noche fría y ellos no tienen abrigo… Es una noche de dar a nuestros semejantes, pero no es solo hoy sino siempre, ellos no comen una vez al año, ellos tienen hambre 3 veces al día, todos los días…El amor de Jesús es de compartir, todos somos familia de Dios y no se vale disfrutar sin dar.

Las profecías de la Biblia se cumplieron, Jesús nació!!!… La promesa se hizo realidad, el amor eterno y perfecto a la tierra llegó, bendecidos somos por tan grande honor recibido de parte de Dios.

Hoy pido a Dios por ti, por ser la creación más extraordinaria que nadie pueda imaginar, con características diferentes de otras, no hay un clon de nosotras y pido al Dios altísimo que derrame bendiciones en sus vidas, pido para que la paz de Dios permanezca siempre, que haya salud y bienestar en su hogares, trabajo y provisión… y que la felicidad que el Hijo de Dios nos da, esté en sus vidas. (Aunque no hay evidencia que Jesús nació en esta fecha, no dejemos de celebrarlo siempre).

De manera que, nunca falte la sonrisa en sus rostros y no olvidar que; no estamos solas, él vive en nuestros corazones, con fe en él, al enfrentar las dificultades, pero nunca, dejen que muera la esperanza de que lo veremos en su gloria. Todo aquí es pasajero, la vida eterna es lo que cuenta, con el moraremos juntos por la eternidad.

El  mejor regalo a la tierra llegó… al conocer y recibir a nuestro Salvador, él es nuestra Navidad, ¡Jesús de Nazaret!.
Con amor en Cristo

Lesbia de Tobías, Guatemala

Diciembre, 2016