¿Quiero agradar a Dios o a las personas?

Frases-55

Te invito a que leas estos versos para entender toda la historia (Marcos 6:14-29).

En estos versos encontramos una historia muy clara de cómo el rey Herodes traiciona a Juan el Bautista por agradar a las personas y por miedo a ser rechazado.

Esto me hace pensar en que muchas veces nosotras actuamos de la misma manera que Herodes, podemos llegar hacer cosas únicamente por complacer a los demás, no importando que esto entristezca nuestro corazón, que no seamos libres e incluso convertirnos en la copia de alguien más y muchas veces también lo hacemos por miedo al rechazo a no ser aceptadas o que piensen que no estamos en lo correcto.

Juan el Bautista era alguien muy cercano al rey, la biblia dice en Marcos 6:20 “Porque Herodes temía a Juan, pues sabía que era un hombre justo y santo”. Y aunque lo que Juan le decía lo dejaba confundido, lo escuchaba de buena gana y lo protegía.

Sin embargo Herodes se enamoró de Herodías la esposa de su hermano y fue acá cuando al rey no le agradó que Juan le dijera lo malo que estaba haciendo. Marcos 6:18 Juan le había dicho a Herodes: No te es lícito tener a la mujer de tu hermano. Entonces Herodes mando a que encarcelaran y encadenaran a Juan.

Para el día del cumpleaños del rey; él realizo una fiesta donde la hija de Herodías bailó y esto agrado tanto a Herodes y a los que estaban con él en la mesa. Y el rey le dijo a ella, “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré, Yo te daré todo lo que me pidas, ¡aun si me pides la mitad de mi reino!”.

La hija de Herodías no sabía que pedir, así que le pregunto a su madre que debía pedir y ella respondió: “la cabeza de Juan el Bautista”.

Esto entristeció mucho al rey, pero por causa del juramento y de los que estaban con él a la mesa, cumplió su promesa.

Vemos como Herodes aun no queriendo hacer esto contra Juan el Bautista, lo hizo por presión y miedo a ser rechazado, aun así su corazón estuviera entristecido.

Tu eres un diseño original de Dios y no debes de perder esa originalidad, no importando en que posición te encuentres no eres inmune a la presión social, pero es acá donde debemos buscar a Jesús y pedirle que sea Él quien guie nuestras actitudes, pensamientos y toda nuestra vida. Siendo quien Dios quiere que seas te llevara a vivir una vida plena, llena de gozo y amor.

Escuche decir esto de un Pastor “Si le tienes temor a Dios nunca le temerás a nada más, pero si le tienes temor al hombre le temerás a todo lo demás”

Oremos para que nuestro corazón siempre quiera agradar a Dios por sobre todas las cosas.

Con cariño

Ana Lucia Cardona, NYC

Julio 2016