Razones para decir “Gracias”

GRACIAS DIOS

Cuantas veces se nos ha olvidado darle gracias a Dios por alguna cosa buena que nos haya sucedido, o simplemente decirle “gracias Dios por mi vida”. En la biblia encontramos (1ª Tesalonicenses 5:18) Dad gracias a Dios en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesús.

Nuestras prioridades en estos momentos son nuestras familias. Gracias Dios por ellas, él ha sido bueno y siempre ha deseado lo mejor para nosotros, la familia es un regalo de nuestro Padre celestial.”Cada uno de nuestros familiares ocupa un lugar importante en nuestras vidas. Cada uno tiene características diferentes unos de otros, pero aún así la familia es quien permanece con nosotros en las buenas y en las malas.

Gracias Dios por nuestra salud, sería otra cosa importante para darle gracias que estamos vivos, que todos nuestros órganos, músculos, y huesos están tan sincronizados que el hombre se queda perplejo de ver su funcionamiento tan perfecto. Dar gracias a Dios por el planeta donde vivimos, diseñado por Dios para nosotros. Otra creación de él que funciona a la perfección. Solo el hombre en la actualidad es el que la destruye, pero tenemos un planeta diseñado para que viva el ser humano, y lástima que no se aprecia en toda su dimensión. Es un planeta vivo, sus entrañas se estremecen, sus árboles que brotan, sus flores, sus frutos. ¿Merece Dios nuestro agradecimiento por lo que nos ha dado? ¡Por supuesto que sí! El ha sido bueno en gran manera con nosotros, ha demostrado su amor en la cruz, y ese debe ser nuestro agradecimiento más grande hacia él, y no dejar de alabarlo por eso.

La salvación al mundo a través de su crucifixión y resucitar al tercer día, no tiene comparación con nada. No hay palabras para expresarle nuestra gratitud por habernos escogido antes de la fundación del mundo. Para ser parte de su reino. Nosotras somos bendecidas, no importa que situaciones estemos viviendo, el Señor siempre permanece con nosotros. Sus promesas son reales y las cumple en su tiempo no en el nuestro. Noé cuando salió del arca, hizo un altar y dio gracias a Dios por haberlos salvado del diluvio. David fue un hombre que agradeció a Dios a través de sus Salmos, el pueblo de Israel al llegar a la tierra prometida agradeció a Dios, Nehemías al regresar a construir el templo y Jerusalén después del cautiverio de Babilonia.

La biblia está llena de historias de hombres y mujeres que agradecieron a Dios por muchas razones. Hoy en día por tanto que hacer, olvidamos nuestro agradecimiento al Dios quien es justo y verdadero, y nos perdona nuestras faltas y nuestros olvidos. Doy gracias a Dios por haberle conocido desde niña y conocer de él con sus historias de la biblia, de sus maravillas y milagros.  No permitamos que nada ni nadie nos aleje de nuestro buen Dios, ni con el pensamiento. Recuerden que nadie nació por casualidad, él hizo planes perfectos para nosotras y solo es cuestión de actuar y hacer su voluntad. El nos creó, somos sus hijas consentidas y amadas.

Gracias Dios por la vida de cada una de tus hijas de “Bella por Gracia”, que les des la valentía y el coraje para enfrentar cualquier situación, que tengan paz en sus corazones, que el gozo permanezca en sus vidas y que no  las dejes nunca.

No se olviden de ser agradecidas, no le pidamos nada solo agradezcámosle por tanta bondad, y por su misericordia a  nuestra vidas. En (Efesios 5:20) dice: “Siempre den gracias a Dios Padre por todo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”. No puede haber peor palabra que la de ser desagradecido con Dios, No podríamos dejar de agradecerle las miles de bendiciones de cada día para nosotros. ¿A cuántos rescató del mundo, de una vida de pecado? y por su gracia fuimos salvos. ¿A cuántos ha sanado y liberado? ¿A cuántos llena de gozo y paz en las dificultades?  ¿ A cuántas nos ha dado el sustento para vivir? Y que mejor agradecimiento a él de saber que nuestro Señor Jesús está sentado a la diestra del Padre, intercediendo por nosotros, sabiendo que ese será nuestro destino y que viviremos con la Trinidad  más extraordinaria que pueda existir, nuestro gran Dios, su Hijo Jesús y el Espíritu Santo nuestro consolador, una Trinidad perfecta en su esencia. Cuanta cosa nos ha dado mi buen Dios, y entre todo nos ha dado dones, que serán utilizados para darle la gloria a él.

¡Despertemos!, ánimo y descubramos esos planes que hay para nosotros, no esperemos, busquemos donde nos quiere en su servicio. Así que no nos queda más que adorarlo, bendecirlo, darle honor y gloria a quien se merece toda gratitud de parte nuestra. Se nos olvida a veces ser agradecidas por tantas distracciones que hay, pero pidámosle en oración permanente, que se agrade con nuestro diario vivir, que hagamos su voluntad, y que lo hagamos sonreír cuando nos vea,  que nos moldee a su voluntad y no olviden tener siempre un corazón agradecido con quien todo lo dio por amor.

“Gracias Dios”

Con cariño,

Lesbia de Tobías, Guatemala