Sal de tu zona de confort

¡Y echándose debajo del enebro se quedó dormido y he aquí luego un ángel le tocó y le dijo Levántate y come!… Y allí se metió, en una cueva donde pasó la noche. 1 Reyes 19:5

Cuando hablamos de la zona de confort podemos compararla con una cueva, y nos referimos a  un espacio físico, una caverna, donde podemos ocultarnos o escondernos.

Existe un personaje en el Antiguo Testamento llamado Elías; que fue un profeta de Dios y que recibía palabra de parte de Dios, perteneciente a la tribu de Galaad, su nombre significa: “Jehová es mi Dios”; un hombre solitario, amaba a Dios, celoso de la obra de Dios, no había doblado rodilla a Baal, se sentaba al lado del arroyo, alimentado por cuervos. “He aquí yo envío el profeta Elías, antes de que venga el día de Jehová, grande y terrible”, Malaquías 4:5.

Podemos decir que; la cueva, puede ser espiritual o física, no solo es un espacio físico donde nos ocultamos, sino que espiritualmente vienen bajones a nuestra vida, que nos impiden fluir con libertad, o no estamos dando lo que Dios nos ha llamado y creamos una “cueva” espiritual, donde nos ocultamos en una burbuja, ahí nos sentimos cómodos, en nuestra zona de confort y no queremos dar por gracia lo que por gracia hemos recibido y nos conformamos, no queremos salir del sitio de postración y nos quedamos en la “cueva” como Elías…1era de Reyes 19, “atemorizado por la reina Jezabel, junto a su esposo Acab, implantó los cultos y fue déspota, pero generó gran temor en Elías y se metió en la cueva”.

Medita:

Después que Elías vio la gloria de Dios desplegada en el monte Carmelo y ser alimentado por cuervos y escuchar la voz de Dios y el ángel que le suplió torta y vasijas con agua, y le sustentó diciendo: come y bebe porque largo camino te resta… Y salió hasta el monte de Dios y se metió en una cueva y al hablarle el Señor le dijo, que tenía un vivo celo por Jehová.

Esta cueva puede ser física el espacio donde Elías se escondió… pero también podemos crear una “cueva” espiritual donde nos ocultamos del llamado que Dios tiene para nosotros y no damos por gracia lo que por gracia hemos recibido… Elías habiendo visto la gloria de Dios en el monte Carmelo, tuvo temor y miedo… la palabra nos dice, que su perfecto amor echa fuera el temor, pero este varón de Dios, tuvo miedo y se escondió en una cueva, y esto nos deja como enseñanza que el temor es como un gigante que nos paraliza y nos estanca y no podemos salir de donde hemos estado estancados y no avanzamos al siguiente nivel… El temor de Elías generó que Dios preparara un sucesor, porque Dios siempre tiene un Eliseo si un Elías no puede continuar…

Oración:

Señor haznos identificar las cuevas espirituales, que hemos creado en nuestras vidas y que no nos dejan avanzar al siguiente nivel que Dios tiene preparado para nosotros… Porque su perfecto amor, echa fuera el temor y tu deseas que tus hijos e hijas vayamos de escalón en escalón, peldaño tras peldaño y lleguemos a la estatura y meta que tienes trazada para nuestras vidas.

“! Oh, Dios tu perfecto amor cubrirá multitud de faltas!” Proverbios. 10:12.

Hecho con amor,

Raynilda Aviles, Islip NY.

Junio 2017