¿Señor qué quieres de mi?

Frases-30

Mi esposo, quien es el pastor de nuestra iglesia, nos dijo al principio del año: éste es un tiempo para que usted medite y le pregunte a Dios: ¿Señor qué quieres de mi?

Y por todos estos meses le estuve haciendo esa pregunta al Señor, ¿Señor, qué tu quieres de mi? Finalmente ésta semana recibí la respuesta mientras tenía una conversación, y respondí es pregunta diciendo: quiero darle todo a Dios, no le quiero dar un poco, no le quiero dar una parte, quiero darle todo porque yo quiero TODO de Dios.

Cuando Ester se presentó delante del rey, arriesgó todo, arriesgó su vida misma. Era todo o nada!!! O moría o recibía su petición.

En la cruz Jesús nos dio todo, no fueron sólo los clavos, no fueron solamente los latigazos, no era solamente el dolor de su madre o el de sus amigos verlo morir, Él nos dio hasta su último respiro, toda su vida la entregó allí.

Y por alguna razón nosotros creemos que darle algo a Dios es aceptable, nosotros o al menos yo, quiero ver milagros, quiero ver proezas, muertos resucitar, vidas ser salvas, enfermos sanarse, familias restauradas, pero por alguna razón creemos que la unción y los avivamientos sucederán sin ningún esfuerzo. Y aunque verdaderamente Jesús ya lo hizo todo en la cruz, es necesario que nosotros estemos dispuestos a ceder TODO para que Él lo haga TODO. Veo a mi alrededor iglesias muriendo, algunas decreciendo en número, otras decreciendo en valores morales y me pregunto… ¿Quiénes seremos nosotros?. Seremos una iglesia que hace servicios cada domingo pero no tiene nada sobrenatural. Creo que Dios nos está diciendo: Si quieres ver mi Gloria, tienes que dejarme ser. Y para eso debemos dejar de ser nosotros, y cederle todo a Él… Nuestro tiempo personal, planes, actividades, programas de domingos, agenda entre semana, area financiera, todo es todo, si queremos todo tenemos que arriesgar todo.

Conozco empresarios exitosos y una de las características de cada uno de ellos es que toman riesgos. Eso no significa que no tienen temor al fracaso, sino que han logrado dejar sus temores a un lado y arriesgar todo  dedicando esfuerzo, tiempo y dinero en un negocio o idea que creen les dará un retorno esperado. Pero según su inversión así se espera el retorno. No puedes esperar 10 millones de dólares de una empresa a la que las invertido $100 y solamente 4 horas al día. Eso sería una locura, cualquier persona que sabe de inversiones te diría estás loco. El retorno sobre la inversión se ve afectada por la inversión inicial.

Así que creo que debemos dejar de actuar como niños inmaduros esperando todo de Dios, sin dar nada de nosotros. «Como el niño de los 5 panes y los 2 peces, pudo alimentar a una multitud solamente cuando entregó todo en las manos de Dios»… «La mujer del flujo de sangre, arriesgo ser apedreada para recibir su sanidad»… «María renunció a su buen nombre, a su estabilidad, aún a su propio hijo para ser la madre del Salvador»… «Abraham, dejó su tierra y su parentela sin saber a dónde iría solamente escuchando la voz de Dios»…

¿Qué quieres recibir tú de Dios hoy? ¿Necesitas un milagro? O tal vez la pregunta correcta sea: ¿Cuánto estas dispuesto a dejar para que Dios actué?. Muchas veces Él solamente está esperando que dejemos el querer controlarlo todo y descansar en sus manos, darle a Él, el control de nuestra situación para que Él pueda trabajar y seguro sorprendernos. Recuerda su promesa:

“Mas buscad primeramente el  reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33 Reina Valera 1960).

Con mucho cariño,

Alekcia de Peña, NJ