Si me buscas me encuentras

Todo cristiano sabe que la oración es importante y que incluso debería orar más. Pero la oración no debería ser algo más en tu lista de “cosas por hacer” como para esforzarte por ello, en realidad la oración debería ser tu oportunidad para escuchar a Dios. Es increíble que el Creador del universo quiera hablar con nosotros, pero así es; eso es lo que Él quiere, ¡desea hablarnos y no se cansa de escucharnos! Trata de tener un tiempo de oración enfocado a escucharlo. Frases-22

  • Esto no siempre es posible o necesario para cada tiempo de oración, pero ve a un lugar tranquilo y privado. Mateo 6:6-7 dice “Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.
  • Prepara tu corazón. Pídele al Espíritu Santo que revele el pecado en tu vida; confiésalo y arrepiéntete del mismo. Si te sigues sintiendo culpable, eso no viene de Dios, así que no dejes que eso te aleje de Él.  Romanos 6:18 dice: “En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.”  Y Hebreos 4:16 dice “Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”
  • Dedícale tiempo en ese lugar tranquilo y privado. Quédate en silencio y mantente tranquila. Salmos 131:2 dice “Todo lo contrario: he calmado y aquietado mis ansias. Soy como un niño recién amamantado en el regazo de su madre. ¡Mi alma es como un niño recién amamantado!” Si hablar con Él significa descargar tu dolor, entonces hazlo, Dios estará feliz de escucharte. Imagina que tu oración es tan solo el principio y no el final – no te adelantes y no te vayas tan pronto terminas de decir tu oración. Quédate y escucha. El Espíritu Santo tiende a ser tranquilo y hablar con voz suave, y usualmente no va interrumpir tu oración.

Los resultados pueden variar – algunas veces Dios quiere que lo busques por un tiempo antes de encontrarlo y ser perseverante, ten en cuenta que Él siempre va estar ahí para ti. Jeremías 29:13 dice «Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.» Mi testimonio de lo que me sucedió cuando busqué de Dios fue increíblemente sanador para mi alma, solo lo dijo, de varias formas, “Te amo y amo pasar tiempo contigo.” Sus palabras me sanan y me dan libertad, mi experiencia fue que por muchos años traté de ganarme Su amor con buenas obras pero con el tiempo comprendí que la vida es un proceso continuo y él quiere que comprenda cuando ¡Él me dice que me ama una y otra vez! Creo que planea seguir diciéndomelo hasta que de verdad me lo crea. 1 Juan 4:16 dice: “Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama.”

Con cariño,

Erin Prizinger, Alabama