Todo lo que tenía

Frases-43

Mateo 13: 44-46 (NVI) es un pasaje de la Biblia en el que Jesús le habla a sus discípulos sobre el reino de los cielos.  Jesús les dijo: “El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo. Cuando un hombre lo descubrió, lo volvió a esconder, y lleno de alegría fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo.

También se parece el reino de los cielos a un comerciante que andaba buscando perlas finas. Cuando encontró una de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo.”

Cuando leemos las parábolas del tesoro escondido y de la perla preciosa, sabemos que se refieren al reino de los cielos, ambas historias hablan de cómo Dios nos vio perdidos y vino a buscarnos, pero pocas veces hacemos un alto en el costo que tuvo ese rescate, ambos pasajes nos dicen que dio todo lo que tenía por obtener el tesoro y la perla preciosa.

Ese tesoro, esa perla preciosa, somos tú y yo, y estábamos perdidos, separados de Dios por el pecado!!! … Para que nosotros pudiéramos ser reconciliados con Dios necesitábamos ser perfectos (y por supuesto nadie lo es) así que teníamos un grave problema…. ¿Qué haríamos?, ¿Cómo volveríamos a casa? Estábamos perdidos…

Es por eso que Dios en su infinito amor diseñó un plan para rescatarnos!! Ese plan grita el Nombre de Jesús!!!. Jesús es el Hijo de Dios, perfecto, sin pecado, Jesús que es Dios, tomó forma de hombre, nació de una virgen, nunca pecó, cumplió con el estándar perfecto de Dios, dio su vida en lugar de la nuestra, recibió el castigo que nosotros merecíamos, fue tratado como pecador para que tú y yo recibiéramos en Él la justicia de Dios. (2 Corintios 5:21 NVI).

Él pagó el precio más alto, dio todo lo que tenía, dio todo su ser, toda su sangre, dio su vida por la nuestra. Ese es el verdadero costo del reino de los cielos, el costo para que podamos regresar a casa, el costo de la vida eterna que tenemos en Jesús.

¿Por qué? Solo hay una respuesta…por amor… Dios nos amó tanto que dio a su Hijo Jesús para que todos los que creamos en él no estemos perdidos, sino que seamos hallados, para que tengamos vida eterna y para que regresemos a casa.

Él dio todo lo que tenía por amor a nosotros, nos compró con precio de sangre,  (Romanos 8:32 NVI) dice: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?”.

Jesús nos ama tanto que murió por nosotros, ¡¡¡Esa es la mejor noticia que nuestros oídos pueden escuchar!!! ¡¡¡Ya no estaremos perdidos nunca más!!! ¡Hemos sido hallados!, ¡¡¡La muerte ya no tiene poder sobre nosotros porque ahora tenemos vida eterna en Jesús!!!.

Podemos vivir para siempre con nuestro Padre Celestial, Podemos regresar a casa…

Con mucho cariño,

Vicky del Cid, Guatemala