Un hermoso bebé

La historia de este hermoso bebé la podemos leer detenidamente en Mateo 1:18-25, el principio de la historia del mundo, independientemente cual haya sido la fecha exacta en la que nació Jesús, este es un tiempo para celebrar su nacimiento, así como celebramos nuestros cumpleaños, recordemos en esta fecha el comienzo de la mejor historia que se ha contado, que se ha vivido y de la cual todos somos parte por creer que Jesús es el Salvador del mundo.Frases-40

Los bebés siempre nos dan ternura, y en lo personal pienso que un bebé siempre es una bendición, independientemente de la forma de su concepción.

Hace mucho tiempo atrás, Dios envió al Arcángel Gabriel a visitar a una jovencita, quien era virgen, y se llamaba María. Este Arcángel le dijo que iba a tener un bebé y que este bebé sería llamado Hijo de Altísimo y reinaría por siempre.

María estaba un poco agobiada porque ella estaba comprometida con un carpintero llamado José, pero el Arcángel le dijo a María que ese bebé era hijo de Dios. María entonces obedeció.

Y como Dios tiene todo perfectamente planeado, envió a un ángel para que le hablara en sueños a José, y así José siguió comprometido con María y seguro que ella no estaba embarazada de ningún hombre.

Jesús nuestro Salvador y Rey vino en forma de bebé tal como lo cuenta Mateo, nació de una virgen llamada María por medio del Espíritu Santo, fue llamado Emanuel para que así se cumpliera la profecía que encontramos en el libro de Isaías.

Su nacimiento fue el inició de nuestra salvación, pues como todo niño Jesús iba a crecer, hacerse hombre para luego ser sacrificado sin pecado alguno en aquella cruz y así cumplir su propósito en esta tierra.

Pero si nos arrepentimos de corazón y vivimos tratando de agradar a Dios entonces el nacimiento de Jesús habrá valido la pena, y su sacrificio no habrá sido en vano.

El bebé que nació en un pesebre, venció a la muerte y nos dio la vida eterna por amor. Su amor y su gracia se hacen visibles en nosotros hoy y ahora, porque tenemos esperanza, porque aquí no se acaba la historia, porque podemos sentir su amor cuando leemos su palabra, porque sabemos que nos escucha y porque Él nunca nos dejará solos.

Gracias a Dios por Jesús y por el Espíritu Santo.

Feliz navidad y próspero año para todos!!!

Con mucho cariño,

Kimberly Sánchez

Guatemala