El libro de Job

Reseña: El libro de Job muestra a un hombre bueno que es temeroso de Dios, recto y posible sacerdote, donde aparentemente sufre tremendas calamidades sin ningún motivo. Esta historia se desarrolla en la tierra de Uz; (lugar incierto, solo se sabe que tenía muchos pastizales y campos de cultivo), localizado cerca de un desierto, al este del rio Jordán, cerca de Canaán.

La historia se basa en que satanás quería probar que Job adoraba a Dios no por amor, sino porque Dios le había dado mucho. (Job 1:9-11)

En el desarrollo de la historia son tantas las pruebas que Dios permite que satanás le haga a Job, que el mismo Job empieza a defenderse ante Dios y a exigirle que realmente lo sane y voltee a ver la desgracia que está pasando, empieza a mostrarle a Dios que él es un hombre recto, integro, puro, consagrado al servicio de Dios. (Job 27:3-6)

Es tanta la angustia de Job que llega a desear que el día de su nacimiento fuese borrado de la historia y que hubiera preferido no nacer, se siente tan defraudado por Dios y siente que su rectitud, su honradez y todo lo bueno que es el, no le sirvió de nada. Se siente la persona más perfecta y buena sobre la faz de la tierra que llega a pensar que es injusto que Dios le haya mandado tanta desgracia (aclaro Dios no manda desgracias, simplemente permitió que satanás le mandara cada una de esas tragedias para probar la fidelidad de Job hacia Dios), y sin darse cuenta Job le saca el listado de todo lo bueno que siempre ha sido.

Creo que Dios da el tiempo necesario para ver que tanto tiene en su corazón Job, hasta que Dios decide hablar. (Job 37, 38, 39,41) Es impactante ver como Dios confronta a Job después de tanto drama que él le hace, (¿Quién es éste que pone en duda mi sabiduría con palabras tan ignorantes? Prepárate, muestra tu hombría porque tengo algunas preguntas para ti y tendrás que contestarlas).

¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra? Dímelo, ya que sabes tanto.

¿Alguna vez has ordenado que aparezca la mañana o has causado que el amanecer se levante por el oriente?

¿Has explorado las fuentes donde nacen los mares?

¿De dónde viene la luz  y adónde va la oscuridad?

¿Es tu sabiduría la que hace que el halcón alce vuelo y extienda sus alas hacia el sur?

¿Todavía quieres discutir con el Todopoderoso?  Tú criticas a Dios, pero ¿tienes las respuestas?

Realmente este es un resumen de todo lo que Dios habla con Job y le hace saber que lo que él hace es perfecto, mostrando que Dios envió este sufrimiento para protegerte de una vida de maldad. (Job 36; 21)

Después de esto Job comprendió y dijo: No soy nada, ¿cómo podría yo encontrar las respuestas?    Me taparé la boca con la mano.  Ya hablé demasiado; no tengo nada más que decir. (Job 40:4-5).

Entonces Job respondió al Señor: Sé que tú todo lo puedes,  y que nadie puede detenerte.

Tú preguntaste: “¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con tanta ignorancia?”.  Soy yo y hablaba de cosas sobre las que no sabía nada, cosas demasiado maravillosas para mí.

Tú dijiste: “¡Escucha y yo hablaré! Tengo algunas preguntas para ti y tendrás que contestarlas”.
Hasta ahora sólo había oído de ti, pero ahora te he visto con mis propios ojos.

Me retracto de todo lo que dije, y me siento en polvo y ceniza en señal de arrepentimiento.

Después de que Job se había dado cuenta que había pecado contra Dios y lo reconoció,  (en mi forma de pensar Job peco porque él se creía el hombre perfecto, y Dios en Eclesiastés 7:20  dice que: Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque. Job esta contradiciendo la palabra de Dios) después que Job reconoce su pecado El Señor decide bendecir de nuevo a Job y devolver todo lo que el diablo le robo. (Job 42: 7-16).

Opinión:

A veces estamos tan llenos de las bendiciones de Dios (salud, dinero, familia, comodidades, liderazgo en las iglesias, fama etc.) que nos creemos los más perfectos, y cuando pasamos por ciertas pruebas es allí donde renegamos y queremos ponernos al nivel de Dios, en cuestionarlo el porqué de nuestras desgracias, si somos los más “perfectos” que existen sobre la faz de la tierra, y nos merecemos lo mejor, hasta somos capaces de sacarle el listado de “nuestras obras buenas” que hemos hecho.

Es necesario pasar por pruebas porque son los momentos donde reconocemos que Dios tiene el control de todo en nuestras vidas, y que no somos tan perfectos y cuando logramos entender que todas las cosas que nos suceden son para nuestro bien (Romanos 8:28  Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito). Es hasta en ese momento que recibimos nuestra bendición, vuelve a llenar nuestras bocas de risas y nuestros labios con gritos de alegría. (Job 8:21)

Con cariño,

Agueda Figueroa, Guatemala