Porqué deberías leer el libro de Josué? Parte I

HEADER_16-FB

En la Biblia nuestro manual, encontramos historias fascinantes y esta es una de mis favoritas.

Josué: El nombre hebreo para Josué equivale al nombre griego Jesús. Josué nace en la esclavitud en Egipto. Llega a convertirse en la mano derecha de Moisés (Éxodo 24:13)  fue testigo de los grandes milagros en el desierto. También fue uno de los doce espías junto a Caleb que exploraron la tierra de Canaán.

El pueblo de Israel ya está por conquistar la tierra prometida, la emoción entre ellos, ha de haber sido al máximo. Tomarían posesión de la tierra prometida por Dios, imagino a los niños preguntándoles a sus padres: “Papi cuanto falta para llegar”? No se necesitaba una visa o pasaporte, era ir y tomar posesión de la tierra que producía leche y miel. Una tierra bendecida por Dios, donde vemos hoy en la actualidad un territorio en conflicto, pero a pesar de esto, es bendecida. En la actualidad, Israel es una potencia nuclear como económica, la mayor cantidad de premios Novel están actualmente en Israel.

La fe de Josué, se demuestra al exaltarse cuando el pueblo de Israel no quería ir  a pelear, y él si cree en Dios y sabe que ganarán no importando que hayan visto gigantes, sabe que hay leche y miel en abundancia, pero por sobre todo cree que Dios los llevará y que su gloria sería manifestada en la nueva tierra.  Dios exalta a Josué ya que suceden dos milagros extraordinarios al secarse el rio Jordán en una época que habían inundaciones, Y cuando se detuvo el sol, la colocación de las piedras fue una señal de la fidelidad de Dios hacia su pueblo.

Josué había  sido la mano derecha de Moisés, siempre estuvo a su servicio y sabía de la conexión tan increíble que tenía con Dios, Había estado con él en el Monte Sinaí, y nadie pudo haber llegado al monte porque había una advertencia de morir, pero a Josué si se le permitió. El monte humeaba, el pueblo permanecía a distancia porque escuchaban sonidos y veían humo en el monte, esta experiencia era única y les causó temor  dice en (Éxodo 19:18, 20:18)

Las actitudes que utilizó Josué para ser un conquistador so el servicio, la influencia y una actitud positiva.

Esa era la clave de su éxito, servir, sin condiciones, y utilizar su influencia para motivar al pueblo, y sobre todo su actitud positiva, le creía a Dios, había sido testigo de la provisión de esa anhelada tierra, y no dudó que Dios cumpliría su promesa. A pesar que no eran militares y los lugares de conquista decían que había gigantes, Josué tenía fe y creía en Dios. Hay un versículo de la Biblia muy famoso “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente no temas ni desmayes porque Jehová tu Dios estará contigo donde quiera que fueres” (Josué 1:9).

Es un versículo de la biblia que fortalece a cualquiera, nosotros lo utilizamos cuando alguien necesita ánimo y fuerzas para seguir adelante, ese mismo Dios al que le creyó Josué es el mismo que está con nosotros hoy, a través del Espíritu Santo que es nuestro consolador. No estamos solos, recordemos que los israelitas que habían salido de Egipto ya no estaban, después de 40 años en el desierto, habían pasado muchas cosas. ¿Tienes tú esa fe del conquistador Josué? ¿Le crees a Dios?  ¿Crees en la fidelidad de Dios?

Josué llega a ser el sucesor de Moisés, fue el encargado de repartir la tierra a las tribus. Dios muestra su fidelidad hacia su pueblo, se cumplen las promesas de heredar tierras de Abraham, a sus descendientes. (Gen.12:7). El pueblo de Israel unido sirvió a Dios en la época de Josué. Tenían la experiencia de haber tenido a su cuidado el arca del pacto, que  colocaban en el centro de las tribus, simbolizando la presencia de Dios en medio de su Pueblo. En el desierto la nube los cubría de día y el fuego de noche así como la provisión del maná. Nunca fueron abandonados por Dios se mantuvo siempre cerca de ellos. A su muerte Josué fue enterrado en su heredad en Efraín, llegando a descansar en la tierra que Dios le prometió.

Con cariño,

Lesbia de Tobías, Guatemala